NoticiasMarítimo

El puerto de Marín aumenta un 7,4% su actividad en 2017

El Vigía

22 enero, 2018

Supera por primera vez en la historia los 2,5 millones de toneladas

El puerto de Marín cerró el ejercicio 2017 con un incremento de los tráficos del 7,4%, superando por primera vez en la historia los 2,5 millones de toneladas de mercancía manipulada a través de sus muelles. De esta forma, el enclave registra tres años consecutivos con cifras récord.

Por segmentos, el mayor incremento lo experimentó la mercancía general, con una subida del 24,3%. Pese a que las mercancías aumentaron tanto en su presentación convencional como en contenedor, los principales tráficos estratégicos del puerto son los contenedores (46%), la fruta (5,75%), la pasta de papel (6,29%), los componentes eólicos (32,26%), los materiales de construcción (61%) o la pesca congelada (26%). Por su parte, el número total de buques mercantes que atracaron en los muelles de Marín durante 2017 ascendió a 526.

“Hace apenas tres años estábamos hablando del reto de llegar a los dos millones de toneladas y ahora nos situamos en dos millones y medio; es un hito importantísimo para el puerto de Marín y no es fruto de la casualidad, sino de un trabajo muy serio y constante”, señala el presidente de la Autoridad Portuaria de Marín, Jose Benito Suárez Costa, que agradece el esfuerzo de los empresarios y trabajadores que forman la comunidad portuaria. “La implicación de todos es imprescindible para estos buenos resultados”, indica.

El presidente subraya, además, la importancia y el reconocimiento que está adquiriendo el puerto de Marín en el mapa del transporte marítimo internacional. A su juicio, “Marín es un puerto dinámico, eficiente, ágil, seguro y muy profesionalizado, que sabe adaptarse a las demandas de los clientes y asumir con solvencia los retos que se le presentan. Por eso es conocido y reconocido en el sector a nivel internacional”.

Por otra parte, entre los hitos de 2017 desde el enclave destacan el inicio de la ampliación de las instalaciones del PIF (Puesto de Inspección Fronterizo), que  pasará a disponer de 10 muelles de carga. Además, se modernizarán las dotaciones de vestuarios para el personal que atiende las operaciones, se ampliará la superficie destinada al laboratorio para la inspección de mercancía transportada en contenedor y se acometerán diversas mejoras en la señalización y los accesos.  Todas estas mejoras permitirán seguir atendiendo con agilidad las necesidades de la industria del frío con la que cuenta el puerto de Marín.

Entre otras cuestiones, la progresiva diversificación de actividades, la entrada y salida diaria de trenes y camiones llegados de toda Europa y el aumento de las personas que acceden diariamente a trabajar a las empresas ubicadas dentro del recinto son otros de los indicadores de la buena marcha del puerto, como también lo son el número de mercantes que atracan en los muelles de Marín y su creciente GT o capacidad. Dentro de las actividades comerciales, destacaron las grandes descargas de granel, algunas de ellas cerca del récord absoluto de mercancía en un solo barco. Además de las cada vez más habituales cargas de componentes eólicos que se exportan desde el puerto de Marín para todo el mundo o de las descargas de bobinas de chapa de acero que luego se distribuyen a toda la Península, durante 2017 también se acogieron operativas especiales como la del carguero de yates  ‘Deo Valente’ o la del mercante ‘Finita R’, que hace habitualmente cargas de pasta de papel en la Terminal Cubierta con destino a diferentes países europeos y que en esta ocasión atracó en Marín para transportar una chimenea de un trasatlántico que construyó Nodosa con destino a un astillero francés.