NoticiasMarítimo

El puerto de Marín amplía el PIF para mejorar su atención a la industria del frío

El Vigía

9 julio, 2018

El enclave dispone de más 260.000 metros cúbicos de almacenamiento frigorífico

 

La Autoridad Portuaria de Marín acaba de rematar la ejecución de las obras de ampliación de su Puesto de Inspección Fronterizo (PIF) “para aumentar su capacidad ante el crecimiento continuo de mercancías que viene experimentando en los últimos años y con el fin de incrementar aún más su agilidad operativa, muy valorada en el sector”, como valora el enclave gallego.

Desde la autoridad portuaria consideran que estas mejoras convierten al enclave “en una de las instalaciones de control fronterizo más modernas y mejor equipadas del noroeste peninsular”. “Estas actuaciones permitirán seguir atendiendo con agilidad las necesidades de la potente industria del frío con la que cuenta el puerto de Marín, que dispone por encima de los 260.000 metros cúbicos de almacenamiento frigorífico, más de 500 conexiones reefer en su terminal de contenedores y es un importante hub para el tráfico de fruta en el Arco Atlántico”, destaca el puerto. 

Las obras han consistido en la ampliación de los muelles de carga, que ya están plenamente operativos, la superficie de antecámaras y la de las salas de inspección, facilitando las labores de los servicios de Sanidad Exterior, Sanidad Vegetal, Sanidad Animal y Soivre, y optimizando los flujos del personal que accede a las instalaciones. En total, el PIF del puerto de Marín pasa a disponer de 10 muelles de carga, incrementando en más de un 65% la infraestructura anterior. La superficie de antecámaras crece un 60% y la de las diferentes salas de inspección se incrementa en un 25%.

Las instalaciones de Sanidad Exterior, en las que se inspecciona la pesca congelada y demás mercancías destinadas a consumo humano, disponen ahora de siete muelles de carga, han duplicado su espacio operativo para la descarga de contenedores, y se ha instalado una grúa y equipamiento que permite el manejo de grandes peces, duplicando así su capacidad operativa anterior.

Además se modernizaron las dotaciones de vestuarios para el personal que atiende las operaciones, así como los accesos, servicios comunes y zonas de espera. También se ha tenido en cuenta la mejora en la accesibilidad de la instalación, con accesos y baños adaptados. La obra fue ejecutada por la empresa Taboada y Ramos y su importe ascendió a 600.000 euros.

La ejecución de estas obras para la ampliación del PIF está recogida en el plan de inversiones de la autoridad portuaria y su proyecto, aprobado por el organismo competente de la Comisión Europea. La autoridad portuaria recuerda que ha implementado recientemente una nueva aplicación informática para la gestión de las mercancías a inspeccionar en el PIF.