NoticiasMarítimo

El puerto de Bilbao acoge una de las mayores fábricas de torres eólicas marinas de Europa

El Vigía

23 mayo, 2018

Haizea Wind inaugura una planta de 77.000 metros cuadrados

La empresa Haizea Wind ha inaugurado en el puerto de Bilbao una de las mayores plantas de fabricación de torres eólicas y estructuras marinas para instalaciones offshore de Europa. La inversión total realizada, entre la construcción de la nave, su equipamiento y puesta en marcha, ha superado los 60 millones de euros. Esta planta de última generación dispone de cerca de 77.000 metros cuadrados en el muelle AZ-2 de la ampliación del puerto en el Abra exterior, concretamente en la zona de Zierbena, con acceso directo al muelle de atraque, que cuenta con un calado de 21 metros. Los amplios calados y la cercanía al muelle le permitirán garantizar la logística de entrada y salida “más competitiva sin restricciones dimensionales”, según explica la Autoridad Portuaria.

Por otro lado, la propia nave tiene 500 metros de largo y está compuesta por tres naves de 35 metros de ancho cada una. Está dotada de maquinaria de última generación, que le permite producir piezas de gran tamaño en los plazos más cortos. La fábrica se ha pensado para cubrir las dimensiones actuales y futuras de torres y cimentaciones offshore.

En plena capacidad productiva, la compañía vasca con sede en Bilbao puede fabricar 300 secciones de torres offshore al año, de 50 metros de largo y hasta 8,6 metros de diámetro y un espesor de chapa de 130 milímetros. Estas torres eólicas constituyen uno de los elementos principales de un aerogenerador.

La planta también realizará otras piezas de gran tamaño usadas en los parques eólicos marinos como monopiles y piezas de transición (TPs). Producirá, en concreto, 100 monopiles al año (equivalentes a 100.000 toneladas), de 100 metros de largo y hasta 10,5 metros de diámetro y 130 milímetros de espesor.

Como materia prima se parte de chapa de acero al carbono entregada en su mayoría desde las acerías cercanas, las bridas, también de acero, y elementos internos eléctricos y mecánicos. Se espera que la planta utilice, entre otras materias primas, unas 142.500 toneladas de chapa gruesa y 7.500 toneladas de bridas. En total, aportará un tráfico portuario cercano a las 150.000 toneladas/año cuando esté a plena capacidad. Asimismo, más allá del tráfico en toneladas, este proyecto “aportará, sobre todo, un valor añadido, porque tiene un carácter estratégico para el puerto y para Euskadi“.

Este proyecto estratégico es fruto de la colaboración público-privada. La construcción ha sido llevada a cabo por la UTE formada por las empresas Construcciones Intxausti, Byco (Inbisa Construcción) y Gaimaz Infraestructuras y Servicios, dentro del plan de inversiones de la Autoridad Portuaria para activar la puesta en marcha de proyectos logístico-industriales, como el eólico, “que aporten tráficos y generen empleos, recursos y riqueza para el territorio”, ya que – además de los propios empleos que creará la empresa directamente- por la tipología y dimensiones de las piezas, fomentará un aumento de los trabajos de manipulación de estiba y trincaje.