El puerto de Barcelona escenifica su apuesta por la sostenibilidad en la industria crucerística

por El Vigía

El puerto de Barcelona ha presentado esta semana en la feria Seatrade Europe, que concluye este viernes en Hamburgo, los proyectos más sostenibles que está desarrollando en relación con la industria crucerística a nivel ambiental, social y económico, así como los estudios que se están realizando para electrificar los muelles, de forma que todos los buques, también los cruceros, funcionen con energía limpia cuando estén atracados.

La responsable de Cruceros del puerto, Mar Pérez, ha recordado que “el enclave ya presta servicio a los buques que utilizan gas natural licuado (GNL). De hecho, esta temporada está operando con nosotros el AIDANova, el primer crucero del mundo propulsado con GNL. Y a finales de octubre llegará el Costa Smeralda, el segundo crucero que usa GNL”. En este sentido, Pérez ha recordado que en 2020, “el 10% de todas las escalas de cruceros que se realicen en el puerto serán de buques propulsados por GNL, un combustible que reduce un 85% las emisiones de óxido de nitrógeno y suprime por completo las emisiones de partículas y óxidos de azufre”.

La apuesta del puerto por la sostenibilidad se materializa también en el desplazamiento del tráfico de cruceros al muelle Adossat. Además, el objetivo del enclave es tener electrificada esta infraestructura lo antes posible. “Queremos estar preparados para permitir a los cruceros enchufarse a la corriente cuando están en el puerto, proporcionando energía limpia a los buques desde tierra”, añade Pérez.

En el marco de la Seatrade Europe, los responsables del puerto han participado en una mesa redonda sobre las relaciones entre navieras de cruceros, puertos y ciudades. “Hemos reflexionado sobre la importancia que tiene hacer pedagogía respecto a los beneficios que la industria crucerística puede aportar a un destino. Y también la necesidad de colaboración entre todos, navieras, puertos y ayuntamientos, para optimizar estos beneficios y hacerlos extensibles al conjunto de la sociedad”, apunta la responsable de Cruceros.

El puerto de Barcelona espera cerrar 2019 con un tráfico de 3,2 millones de cruceristas y 830 escalas, unas cifras muy similares a las de 2018.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies