El puerto de Barcelona cerrará un año de consolidación

por El Vigía

El puerto de Barcelona cerrará 2019 consolidando su actividad y posicionando sus servicios para mantener un crecimiento sostenido en un entorno complejo para el comercio internacional. “Es evidente que no cerraremos el año con los crecimientos de 2017 y 2018, pero lo que haremos es tan o incluso más relevante, pues lograremos consolidar los crecimientos anteriores, sin perder ni bajar”, ha señalado la presidenta de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Mercè Conesa, durante la celebración del tradicional cóctel navideño que reúne a la comunidad portuaria.

La máxima responsable del organismo portuario ha puesto en valor el trabajo realizado por la comunidad portuaria en un momento en el que las políticas de Trump, la guerra comercial entre China y EEUU o el Brexit están tiñendo de incertidumbre la economía mundial. “Este contexto ha afectado todavía más a nuestra actividad y ha aportado más complejidad a la labor que venimos realizando, que ya de por sí es compleja”, ha apuntado Conesa, que se muestra convencida de que “si hemos sido capaces de trabajar desde nuestras empresas con estos criterios, sabremos que este 2019 es un año que podemos cerrar bien”.

Para la presidenta, una de las principales bazas del enclave es su apuesta por la diversificación. “El hecho de que seamos un puerto diversificado nos aporta más fortaleza ante horizontes más volátiles o ante una incertidumbre que hacía años que no experimentábamos”. En este sentido, y teniendo en cuenta “que hemos pasado por todo tipo de periodos económicos, la comunidad portuaria está preparada para vivir etapas económicas más complejas”, ha asegurado Conesa, que ha animado a toda la comunidad a seguir trabajando “desde la profesionalidad y la prudencia, pero con apertura de mente, buscando los beneficios del intercambio y de la riqueza que supone estar abiertos al mundo”.

El acto ha contado también con la intervención de los presidentes de las asociaciones representantes de la comunidad portuaria, como es el caso de Antonio LLobet, presidente del Colegio Oficial de Agentes y Comisionistas de Aduanas de Barcelona (Coacab), cuyas previsiones apuntan a que la ligera caída de la facturación que ha soportado este colectivo en el último año “se estancará”. Además, se ha referido también a las negativas consecuencias que tendría la aprobación del Anteproyecto de Ley de Medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal para la profesión y el comercio. “Por suerte, no se ha avanzado nada porque no ha habido legislatura, pero nos hemos dirigido a la Agencia Tributaria para defender nuestros intereses”, ha apuntado Llobet.

Para Jordi Trius, presidente de la Asociación de Agentes Consignatarios de Buques de Barcelona, 2019 ha sido también un año de consolidación. “Ya no hablamos de grandes crecimientos o saltos de escala, sino que la coyuntura está cambiando, habrá un cierto enfriamiento y el consumo y los intercambios comerciales se estancarán un poco”, ha señalado Trius, que ha añadido, además, que “tendremos que acostumbrarnos a que Europa ya no es el epicentro del comercio mundial”. A su juicio, también será necesario avanzar en materia de conectividad intermodal “si queremos hacer de Barcelona el hub de Europa”, ha concluido.

Emilio Sanz, presidente de la Asociación de Transitarios Internacionales de Barcelona (Ateia-OLT Barcelona), ha aprovechado también el encuentro para reivindicar la figura del transitario. “Es un concepto todavía desconocido y no podemos decir que esta situación vaya a mejorar”, ha indicado Sanz, que se ha referido a la última modificación del Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres. “Este real decreto ha hecho desaparecer la denominación de transitario, agencias de transporte y operadores logísticos, y ha pasado a aglutinar todas estas actividades auxiliares bajo la denominación de operador de transporte”, ha detallado.

El evento lo ha clausurado Javier Vidal, presidente de la Asociación Empresas Estibadoras Portuarias de Barcelona, que ha realizado tres peticiones a la comunidad portuaria. En primer lugar, ha pedido disculpas “por hacer sufrir a las empresas a la sombra del conflicto de la estiba y por las amenazas de paro, pues soy consciente de que esta situación pone en peligro la cuenta de resultados y la supervivencia de vuestras empresas”. En segundo lugar, ha solicitado comprensión, pues ha asegurado que “resulta muy complicado negociar bajo la presión de los trabajadores de la estiba y del transporte, de la administración y de algunos de nuestros colegas”. Por último, también ha reclamado respeto a los empresarios y profesionales que “desde hace tiempo trabajan en condiciones difíciles pero que a diario dan lo mejor de sí mismos para que el puerto de Barcelona siga situándose a la altura de los mejores enclaves del mundo”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies