El puerto de Almería redobla sus esfuerzos para fletar el buque de las hortalizas

por El Vigía

El puerto de Almería está decidido a fletar el denominado buque de las hortalizas con destino a Francia. El presidente de la autoridad portuaria, Jesús Caicedo, ha iniciado contactos con todos los agentes empresariales “que de una u otra forma tienen algo que decir y decidir” a propósito de este proyecto de línea marítima regular de transporte de frutas y hortalizas entre Almería y el enclave francés de Sète.

Con el objetivo de ponerlo en marcha cuanto antes, desde hace unas semanas se están intensificando los encuentros con empresas comercializadoras hortofrutícolas y con asociaciones como Coexphal, en las que también participan las consignatarias como Ronco & Cia y López Guillén, así como de la empresa de transportes JCarrión. Según señalan desde la autoridad portuaria, el proyecto está abierto a todas las empresas agrícolas y de transporte que tengan interés.

En este sentido, las reuniones se han abierto a representantes de cadenas europeas de supermercados, ya que la intención es implicar en el proyecto a la gran distribución que comercializa productos de Almería, y que en última instancia es la receptora de los productos frescos. Según Jesús Caicedo, que ha reconocido “buena predisposición” de todas las partes, ha precisado que el objetivo es lograr el compromiso formal de los agentes implicados, incluidos los grandes grupos logísticos, para que el proyecto se ponga en marcha a lo largo de la próxima campaña hortofrutícola.

TRANSPORTE INTERMODAL DE HORTALIZAS FRESCAS

El Fresh Fruit And Vegetables Logistics aspira a crear un servicio de transporte intermodal para la distribución de frutas y verduras por Europa desde el sureste español. Contempla que una parte del recorrido, que actualmente se realiza por carretera, se desarrolle por vía marítima, sin que la combinación camión-barco que se plantea afecte a los periodos de entrega de las mercancías en los mercados del centro y norte de Europa.

El servicio regular consistiría en dos frecuencias semanales mediante un buque tipo Ro-Ro con capacidad para 100 semirremolques frigoríficos. El hecho de que buena parte del recorrido (unos 1.200 kilómetros) se realice por mar aportará ventajas, por tratarse de un transporte más sostenible, “algo que es cada vez más valorado por los consumidores y que la Unión Europea contempla en su normativa”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies