El poder de la Formación Profesional Dual

por José Manuel Martínez
José Manuel Martínez

 Asesor de Formación Profesional Dual en Cifpa

Cuando enunciamos el término Formación Profesional, la sociedad desconoce mayoritariamente en qué consiste, qué se puede estudiar, cuánto tiempo dura, a qué trabajos o estudios dan acceso este tipo de enseñanzas…, pero si añadimos además el adjetivo dual al de Formación Profesional estaremos hablando de una gran desconocida, la Formación Profesional Dual (a partir de ahora FP Dual).

La FP Dual consiste en compaginar las enseñanzas de un título de Formación Profesional con un trabajo en una empresa relacionada con los contenidos del título correspondiente, de manera que el alumno pueda poner en práctica en la empresa lo aprendido en el centro. Por este trabajo que el alumnado realiza en la empresa recibe una retribución proporcional al número de horas trabajadas.

El tutor del centro de FP acuerda con el tutor de la empresa un programa formativo, y entre ambos controlan y evalúan la formación a realizar en la empresa con el objetivo de reforzar y profundizar en el conocimiento y garantizar las competencias y la cualificación del alumnado.

El alumno lleva siempre a la empresa un objetivo claro para mejorar su preparación de forma más completa; el peso de la programación de esta formación corresponde al centro de FP.

La empresa no sustituye al centro en ningún caso y, de hecho, es el centro el que se responsabiliza de la programación, de diseñar y realizar el plan de seguimiento y el sistema de evaluación.

Tanto la programación como la planificación de los planes están perfectamente definidas entre el centro y la empresa, y llevan asociados una descripción detallada de actividades a realizar en la empresa en base a los resultados de aprendizaje que se quieren obtener. Los puestos de trabajo deben ser acordes al perfil profesional del título.

Al final del proceso, los alumnos consiguen su título de técnico o técnico superior del ciclo formativo que han cursado, además de la experiencia profesional y la posible formación complementaria que se haya incluido en el proyecto.

La fuerza de la FP Dual reside en que el aprendiz se siente parte de la empresa desde el primer momento, se forma con la empresa en aquellas competencias, estrategias y habilidades propias de la misma y crece con ella. La experiencia nos dice que prácticamente el 95% del alumnado que cursa FP Dual permanece trabajando en la misma empresa en la que ha realizado su aprendizaje.

Para la compañía, el valor añadido se encuentra en poder moldear desde el principio a un trabajador con aquellas competencias estratégicas intrínsecas de la misma y, a su vez, cuenta con un empleado sin vicios adquiridos.

Los aprendices pueden ser contratados bien mediante el contrato para la formación y el aprendizaje, bien mediante beca. Los proyectos autorizados podrán contratar o becar al alumnado participante por las empresas, instituciones, fundaciones, etc., y/o por las administraciones, en la forma que se determine para cada proyecto en particular, en función a las características concretas del proyecto en su ámbito territorial, del sector profesional y de la normativa aplicable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies