El plan de choque del puerto de Tarragona superará los 25 millones

por El Vigía

El puerto de Tarragona ya tiene en el punto de mira la salida de la crisis y para ello ultima un nuevo paquete de ayudas para reactivar el sector logístico portuario, que, junto a las ya tomadas desde el inicio de la pandemia, superarán los 25 millones de euros. Este nuevo plan de choque, que se adoptará al amparo del real decreto ley 15/2020, consistirá en inyectar más liquidez, aplazar pagos y rebajar tasas de ocupación, entre otras medidas.

Según el presidente de la autoridad portuaria, Josep Maria Cruset, “con esta nueva iniciativa se da continuidad a las medidas ya tomadas por parte del Port para ayudar a mitigar el impacto negativo del covid-19 en la comunidad portuaria y el territorio”. En primer lugar, el enclave decidió avanzar pagos a proveedores ya el primer día de entrada en vigor del estado de alarma. Según Cruset, “esto nos ha permitido que en cuarenta días se hayan inyectado más de 5,4 millones de euros de liquidez, que han beneficiado a más de 370 empresas”.

En segundo lugar, el puerto amplió el plazo para el abono de tasas al amparo del RDL 8/2020, para facilitar la gestión y la liquidez de las empresas. Y en tercer lugar, se apostó por mantener el ritmo de ejecución de los proyectos en marcha, como la construcción del nuevo muelle de Baleares. En estos momentos, se están priorizando las inversiones que permitan relanzar la economía en su hinterland, “y contribuir así a la mejora de las condiciones económicas y sociales de las empresas, personas y familias”.

Ahora, con el nuevo real decreto ley, “tenemos una oportunidad para ampliar las medidas que el Port de Tarragona quiere poner en marcha para facilitar el aplazamiento del pago de las tasas portuarias y aplicar reducciones en la tasa de ocupación y en la del barco”, ha apuntado Cruset, en un momento que el presidente considera “clave para reactivar el sector logístico y portuario”. La reducción de ingresos afectará a la cuenta de resultados, pero no a las inversiones más importantes, como las obras del muelle de Baleares o la urbanización de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL). Según el presidente Cruset, “se trata de inversiones muy importantes para el futuro del puerto, pero también por el impacto positivo que tendrán en el territorio”.

INYECCIONES DE LIQUIDEZ Y REBAJA DE TASAS

Una de las principales iniciativas es la inyección de liquidez. A los más de 5,4 millones de euros que el enclave ya ha aportado desde la declaración del estado de alarma, se sumarán los 4,6 millones de euros de pagos avanzados hasta el 30 de junio, alcanzando los 10 millones de euros. Por otro lado, el aplazamiento de las tasas portuarias, sin intereses ni garantías, representará otra inyección de liquidez por valor de 13,2 millones de euros en liquidaciones de servicios portuarios.

Además, la autoridad portuaria está estudiando una rebaja de la tasa de ocupación de hasta el 20%, aprovechando la cobertura legal del decreto ley 15/2020, especialmente en las concesiones más afectadas por la pandemia. Estas bonificaciones tendrán que ser solicitadas por los interesados, acreditar un impacto “significativamente negativo” en su actividad y ser aprobadas por el consejo de administración.

Finalmente, entre las medidas adicionales, Tarragona propone mantener operativo el grupo de crisis creado con la comunidad portuaria para hacer frente a la pandemia, el denominado Comité de Garantía del Tráfico Marítimo, con el fin de mantener una “comunicación abierta y fluida” con la comunidad portuaria e implementar medidas económicas y de seguridad en el futuro.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies