El Parlamento Europeo echa el freno a las emisiones de las furgonetas

por El Vigía

La Eurocámara ha dado luz verde este martes a un reglamento que introduce límites a las emisiones de CO2 de las furgonetas de nueva fabricación. La norma, acordada con los Estados miembros, incluye incentivos para la fabricación de vehículos más eficientes y sanciones contra los fabricantes que no respeten los límites.

El Parlamento Europeo ha aprobado la legislación para 534 votos a favor, 117 en contra y 15 abstenciones. Una vez aprobada por el Consejo, complementará las normas actuales que limitan las emisiones de los turismos. Además de contribuir a una mejora de la calidad del aire y de los objetivos medioambientales de la UE, las normas aprobadas buscan poner a disposición de las pequeñas empresas vehículos más eficientes. El límite de peso en carga para esta categoría de vehículos es de 3,5 toneladas.

El británico Martin Callanan, ponente del Parlamento Europeo, señala que esta legislación «ha supuesto un difícil ejercicio de equilibrio entre objetivos medioambientales ambiciosos y a la vez alcanzables». Callanan se muestra satisfecho con el acuerdo porque «es bueno para el medio ambiente, los fabricantes y los usuarios de toda la UE».

El acuerdo establece una serie de objetivos por fases, que se calcularán respecto a la media del parque de vehículos nuevos. La norma fija un máximo de 175 gramos de CO2 por kilómetro para 2014. Al mismo tiempo, el porcentaje de automóviles que deben respetar el límite subirá progresivamente (un 75% en 2015, un 80% en 2016 y el 100% en 2017).

Posteriormente, el límite de emisiones irá descendiendo paulatinamente hasta llegar a los 147g CO2/km en 2020. Los fabricantes que produzcan menos de 22.000 vehículos industriales ligeros al año podrán solicitar que se les exima de cumplir estos objetivos.

Supercrèdits y penalizaciones

Cada furgoneta que emita menos de 50g CO2/km equivaldrá a 3,5 vehículos en el cálculo de las emisiones medias. Este sistema de «supercrèdits», que será vigente hasta el año 2017, busca incentivar a los fabricantes para que produzcan vehículos más eficientes.

Los productores que sobrepasen los objetivos fijados en el reglamento serán sancionados con penas de 95 euros por gramo extra a partir de 2019.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies