El papel real de la logística en el PIB español

por Julián Arenas
Julián Arenas

Director de Innovación y Transporte-Logística del Institut Cerdà

A raíz de la sensación de infravaloración del peso económico de las actividades del sector logístico en los datos recogidos en las estadísticas oficiales, desde el Observatorio de la Logística de Cimalsa se realizó una revisión de este indicador con el objetivo de dar respuesta a la demanda de cuantificar de manera real la importancia del sector. Es importante resaltar que, según las estadísticas oficiales, el peso del sector logístico se estima en un 2,8% del PIB de la economía española, un valor que se sitúa muy por debajo de la incidencia real que tiene este sector en la economía española. Esta discrepancia se debe, principalmente, a que la logística no está incluida como sector específico en las principales fuentes de las estadísticas oficiales (INE y ministerio de Fomento).

En este contexto nos planteamos la necesidad de ver cómo calculan este valor otros países europeos como, por ejemplo, Francia. En su informe La logistique tour d’horizon (2016) se cita que el peso de la logística en Francia se encuentra entre una horquilla del 4,4% y el 12,8% del PIB francés en función de las actividades que se incluyen dentro de logística según los tres siguientes escenarios: narrow (actividades de transporte y relacionadas), medium (donde, aparte de las actividades de transporte, se incluyen las de distribución wholesale trade) y broad (donde, además de las dos anteriores, se incluyen más actividades de distribución y de retail trade). Según estos escenarios (narrow-medium-broad), se dispone de tres datos del peso del sector logístico en función de los mismos.

“El peso del sector logístico se estima en un 2,8% del PIB de la economía española, un valor que se sitúa muy por debajo de la incidencia real que tiene este sector en la economía española”

En el marco del Observatorio de la Logística de Cimalsa, se decidió aplicar esta metodología considerando tres escenarios logísticos caracterizados según el alcance de los códigos de actividad CNAE-2009: un escenario total y dos escenarios que se construyen como subsectores del escenario total.

El primero de ellos es el subsector del transporte y actividades afines. Comprende las divisiones correspondientes a transporte de mercancías (grupos 494, 495 y divisiones 50 y 51), almacenaje y actividades afines al transporte (grupos 521, 522) y actividades postales y de correos (división 53).

A continuación se sitúa el subsector del comercio al por mayor, transporte y actividades afines. Esta división comprende las actividades del subsector del transporte y actividades afines, más las de la división de comercio al por mayor e intermediarios (excluidos vehículos motor, división 46). Por último, el escenario total, que incluye las actividades del subsector del comercio al por mayor, transporte y actividades afines más las de la división de comercio al detalle (excluidos vehículos motor y motocicletas, división 47).

El peso económico de cada escenario propuesto a nivel de Catalunya, y basándonos en el último dato que tenemos disponible (2016), es del 3,4%, 9,8% y 13,8%, respectivamente. Cabe destacar que, como información complementaria a este indicador, se incluyen los resultados del informe de Pimec Logística con el objetivo de dotar al Observatorio de la Logística de dos metodologías que nos permiten realizar un ejercicio de contraste entre los dos resultados, obteniendo de esta manera una visión más amplia en relación con los valores del peso de la logística en Catalunya. De hecho, si se comparan los valores obtenidos, observamos que para los escenarios analizados los valores de los dos informes coinciden en ordenes de magnitud.

Es obvio pensar que incluir el concepto de logística en la clasificación de los códigos de actividad CNAE facilitaría la obtención de un porcentaje más realista del peso del sector logístico en la economía española, ya que actualmente la logística, concepto integrado a la productividad de todos los sectores económicos, los procesos relativos al transporte y el almacenamiento quedan muchas veces englobados en las estadísticas dentro del código de otros sectores.

Por otro lado, un aspecto que incrementaría notablemente el dato del 2,8% del PIB como peso de la logística en la economía española sería el incorporar la logística interna, que está siendo asumida de forma interna por las empresas y que actualmente se estima que representa alrededor del 40% de los costes logísticos totales. Sirva de ejemplo los grandes grupos comerciales, con CNAE adscrito al comercio, como pueden ser Decathlon, El Corte Inglés, Media Markt, etc, que tienen una actividad logística superior a la de numerosos operadores logísticos.

Como resumen, podemos concluir que es necesario pensar en una nueva metodología a nivel de los organismos oficiales para poder calcular el valor real del sector logístico en el PIB de la economía española de una forma y manera más realista y ajustada a la realidad, ya sea con una metodología basada en la consideración de tres escenarios logísticos diferenciados o con la creación de unos sub-CNAE para que todos los sectores económicos pudieran diferenciar la actividad logística que realizan.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies