NoticiasMarítimo

El movimiento de mercancías del puerto de Málaga se estanca en 2017

El Vigía

13 febrero, 2018

El enclave mueve 2,9 millones de toneladas, las mismas que en 2016

El tráfico total del puerto de Málaga superó los 2,9 millones de toneladas en 2017, consolidándose la actividad en relación a 2016. Según ha explicado la Autoridad Portuaria, la reorientación del recinto portuario, mediante la apuesta por los tráficos agroalimentarios y la búsqueda de nuevos modelos de negocio, así como el desarrollo de nuevas estrategias comerciales en cruceros y la conexión con el norte de África fueron las principales líneas de trabajo que se desarrollaron durante el pasado ejercicio, como continuación de las acciones iniciadas en años anteriores.

El número de buques llegados a puerto en 2017 representó un incremento del 12% respecto al periodo anterior. En graneles, el puerto movió 1,6 millones de toneladas de sólidos, entre los que cabe destacar el cemento y clínker, cereales, harinas, pienso y forrajes.

El tráfico de granel agroalimentario, que experimentó un fuerte incremento en 2016, se consolidó durante el presente ejercicio con 743.211 toneladas. La consolidación de este tipo de tráfico está propiciando el desarrollo de importantes inversiones privadas para ofrecer “un mejor servicio y mayor capacidad”. En cuanto al tráfico de graneles líquidos, el recinto portuario movió 134.508 toneladas, principalmente gasoil y aceite de oliva.

El movimiento de contenedores volvió a incrementarse en relación al año anterior: 488.707 toneladas frente a las 476.510 de 2016, lo que supone un aumento del 2,5%, mientras que el tráfico de vehículos experimentó una ligera disminución, de 54.776 vehículos nuevos frente a los 57.955 del año anterior. Málaga continúa siendo el puerto de referencia en el movimiento de este tipo de tráfico en el sur peninsular.

El tráfico de pasajeros entre los puertos de Málaga y Melilla registró una cifra de 298.886 pasajeros en 2017, lo que supone un aumento del 7,6% respecto a 2016. Un total de 509.644 cruceristas llegaron a puerto a bordo de 299 buques, lo que supone un aumento del 18% y el 14% respectivamente en relación al año anterior.

La mejora de la estacionalidad, el incremento de escalas en base y la apuesta de las compañías de lujo por el puerto y el destino fueron los ejes fundamentales que impulsaron el tráfico de cruceros en 2016, continuando con esta tendencia al alza en 2017.

En cuanto a las cuentas de pérdidas y ganancias, la Autoridad Portuaria generó unos ingresos de explotación de 18,3 millones de euros, obteniendo un beneficio del ejercicio correspondiente a 1,03 millones de euros. De los ingresos obtenidos por explotación, los más destacados fueron el tráfico de cruceros, que supuso un 21%, así como los graneles sólidos (20%).