NoticiasLogística

El mercado hortofrutícola exigirá un modelo de distribución más rápido y flexible

El Vigía

8 febrero, 2018

Fruit Logistic pronostica los cambios que revolucionarán la logística de los productos frescos en la próxima década

El desarrollo de nuevas tecnologías, el crecimiento de la venta minorista online y el aumento del consumo fuera de casa “cambiarán radicalmente la cadena de suministro de productos frescos en los próximos diez años”. Es una de las primeras conclusiones del informe presentado por Fruit Logistica, la feria del sector hortofrutícola que se celebra esta semana en Berlín, en el que considera que uno de los primeros retos será la necesidad de desarrollar redes de distribución más rápidas y flexibles para responder a estos cambios.

El informe ‘Disrupción en la distribución’, elaborado por la consultora Oliver Wyman, analiza el comercio mundial de productos hortofrutícola y describe cómo los mercados, los consumidores, las empresas y las tecnologías cambiarán el aprovisionamiento, el transporte y la distribución de productos frescos. “En un mercado cada vez más globalizado e interconectado, es de particular importancia atender esa demanda en constante aumento debido al crecimiento de la población en ciertas partes del mundo y al aumento del gasto en alimentos”, señala el documento.

Entre las oportunidades y desafíos para el comercio hortofrutícola, el informe prevé que las redes de distribución “se caracterizarán por una mayor transparencia, sistemas de previsión más sofisticados y, en muchos casos, una cooperación más estrecha entre los socios de la cadena de suministro, donde las negociaciones a menudo no han sido nada fáciles”.

En este sentido, asegura que se producirá “un crecimiento continuo de las ventas online mundiales de frutas y verduras, impulsado por costes de entrega más bajos, mejores tecnologías de distribución y un interés cada vez mayor de los clientes”. “El mercado de frutas y hortalizas frescas se está volviendo más global y conectado”, explica Rainer Münch, autor principal del informe de Oliver Wyman. “Lo que a su vez cambia la forma en que los productos frescos llegan desde su origen hasta su destino”.

Estos cambios provocarán “una mayor complejidad y expectativas del cliente en el campo del consumo fuera del hogar a medida que los consumidores demandan cada vez más calidad, conveniencia y variedad de puntos de venta”.

En opinión de Münch, la cadena de suministro de frutas y verduras “se encuentra en constante cambio ya que se rediseña de forma continua a través del surgimiento de nuevos segmentos de mercado y la evolución de la demanda de los consumidores. Las empresas a lo largo de toda la cadena de suministro, desde los productores hasta los minoristas, se están expandiendo y fusionando. Su desarrollo va de la mano con un impulso considerable para una mayor eficiencia y transparencia, respaldado por un progreso tecnológico aparentemente imparable”.