NoticiasTransporte

El megatransporte español más largo de la historia regresa a Japón

El Vigía

27 julio, 2017

La plataforma rodante roza los 95 metros de longitud y pesa 514 toneladas

El convoy que acarrea la pieza de un aerogenerador (nacelle) del tamaño de un campo de fútbol acaba de iniciar su viaje de vuelta a Japón. Tras haber permanecido en las instalaciones del Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) de Sangüesa (Navarra) desde el pasado mes de noviembre, el prototipo ha emprendido el camino inverso, desde Navarra hasta el puerto de Pasajes, y desde ahí rumbo a Japón, en donde será comercializado internacionalmente.

Foto 4

TIBA, el transitario español encargado de efectuar el servicio puerta a puerta de este transporte excepcional, ha diseñado para la vuelta un tramo terrestre en seis etapas: tres por tierras navarras y otras tres por carreteras vascas. El megacamión ha efectuado ya el tramo navarro (concretamente los días 18, 19 y 20), y actualmente se encuentra en Alsasua, donde se espera que permanezca hasta el 1 de agosto.

El transporte por Gipuzkoa se realizará previsiblemente entre el 1 y el 3 de agosto, a fin de que la afección al tráfico sea mínima ante las festividades de Santiago Apóstol y San Ignacio de Loyola, y las operaciones de salida y regreso de las vacaciones. Tanto en el viaje de ida en noviembre como en este de vuelta, el megaconvoy circula en horario nocturno, y avanza a una velocidad máxima de 15 kms. por hora.

Un transporte excepcional

El transporte tiene unas dimensiones que lo hacen realmente excepcional: 94,81 metros de longitud, 6,54m de anchura, 5,32m de altura, y 514,4 toneladas de peso. El deseo del fabricante multinacional japonés del prototipo de aerogenerador de que este se transporte en todo momento en una sola pieza, en lugar de la habitual separación en dos para el tramo terrestre, ha convertido la encomienda en una empresa de especial dificultad.

Dos variables lo convierten en sumamente complejo: la longitud y la altura del convoy. El transporte en una sola pieza obliga a que éste se deba efectuar con 28 ejes (14 + 14), y a que alcance prácticamente los 95 metros de largo. La altura, por su parte, dificulta el paso por túneles y puentes, y lleva a que el prototipo no se pueda transportar en un camión normal (dada la altura que añadirían las ruedas), sino en uno muy especial para que la carga vaya a la mínima distancia de la calzada.

Su traslado requiere además el empleo de cuatro cabezas tractoras capaces de mover 250 toneladas cada una: dos para tirar desde la parte delantera, una para empujar desde atrás, y una cuarta en la retaguardia para cuando resulte necesario.

Desde su llegada al puerto de Pasajes el 25 de octubre, el transporte ha debido franquear obstáculos de todo tipo: desde sortear rotondas o atravesar túneles, hasta desmontar farolas y mobiliario urbano, tomar tramos o curvas en sentido contrario al de la circulación, bregar con carreteras resbaladizas por las inclemencias meteorológicas, o superar desniveles bastante pronunciados. Tan solo en los tres últimos días el megaconvoy ha conllevado un dispositivo especial de 20 agentes motorizados de la Policía foral para la regulación y el control del tráfico.