NoticiasFerrocarril

El Laboratorio de Ecoinnovación insta al ferrocarril a reducir su consumo energético

El Vigía

20 marzo, 2017

El informe considera que el ferrocarril “será un elemento clave para el desarrollo sostenible”

“El consumo energético es el segundo coste más elevado de las operaciones ferroviarias por el que el sector tiene que avanzar hacia la electrificación y a la introducción de suministras de energías renovables o de combustibles alternativos como el gas natural o el hidrógeno”. Es una de las demandas que realiza el Laboratorio de Ecoinnovación en su informe ‘Tendencias de ecoinnovación en movilidad ferroviaria’, realizado con la colaboración de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC), Alstom, TMB y Railgrup, y que se ha presentado en un acto que ha contado con la presencia del presidente de FGC, Enric Ticó y Jordi Hereu, miembro del patronato de la Fundación Foro Ambiental.

El documento muestra que el transporte ferroviario se sitúa como el sistema de transporte terrestre más eficiente e, incluso, más que el marítimo si se valoran las emisiones por tonelada transportada. En el caso de Europa, el tren supone menos de un 1% del total de emisiones en transporte. Además, en el año 2030 el sector se ha comprometido a reducir un 50% sus emisiones de dióxido de carbono respecto a valores de 1990 y en 2050 aspira a ser neutro en la emisión de partículas contaminantes.  FGC

Con este objetivo, el documento considera que el ferrocarril “será un elemento clave para el desarrollo sostenible y tendría que posicionarse como tal para mantener su liderazgo frente a otros medios, como el aéreo o el transporte por carretera”. Para lograrlo, el Laboratorio considera que el sector debe introducir la ecoinnovación en su negocio: “La integración de criterios ambientales en el diseño de material rodante, infraestructura y sistemas es una tendencia global”, señala el informe. “Cada vez son más las empresas que introducen estrategias de diseño que permiten extender la vida útil de los trenes y poder valorar sus materiales una vez finalizada su vida útil”.

El estudio destaca también la importancia de desarrollar infraestructuras sostenibles. “La construcción de infraestructuras es uno de los elementos con un mayor impacto ambiental producido por los materiales empleados y para encontrar salida a los suelos extraídos durante la construcción”. El documento señala que “estas infraestructuras tienen que construirse de forma resiliente para poder hacer frente a los efectos que el cambio climático puede provocar”. A la vez, considera necesario “que en la gestión de la infraestructura se alargue su vida útil y maximice su uso reduciendo así los costes de las operaciones”.