NoticiasFerrocarril

El incumplimiento de los plazos de la Y vasca pone en juego la devolución de las ayudas europeas

El Vigía

19 diciembre, 2016

La Comisaria de Transportes de la Unión Europea, Violeta Bulc, ha asegurado que un retraso en las obras de construcción de la Y vasca puede implicar la pérdida de una parte o el total de los fondos con los que Bruselas apoya esta obra. “Conviene que los trabajos se atengan estrictamente al calendario con el fin de no perder la cofinanciación europea acordada”, según la respuesta que ha presentado Bulc a una pregunta presentada por la eurodiputada del PNV, Izaskun Bilbao, después de que el pasado mes de octubre el gobierno de Mariano Rajoy se negase a presentar la planificación de las obras que deben permitir poner en marcha esta parte estratégica dentro del Corredor Atlántico y que tiene como fecha límite el año 2019.

En su iniciativa, la eurodiputada recuerda que este proyecto “cumple las condiciones para ser un proyecto prioritario a nivel europeo y ha sido apoyado desde la Comisión en términos presupuestarios y políticos”. Por esas razones se interesaba por la información de que dispone Bruselas sobre estos planes de obra y sobre cómo puede afectar este retraso a la rentabilidad de las inversiones ya efectuadas.cuartopaquete

En su respuesta, la Comisaria de Transportes explica que en las oficinas de la Comisión Europea no se contempla que “España no vaya a concluir las obras en el plazo correspondiente”. Recuerda, en este sentido, que “el proyecto de una nueva línea ferroviaria de alta velocidad en el corredor Atlántico recibe cofinanciación europea”. Actualmente se están financiando tres proyectos en el marco de las convocatorias de 2014 y 2015, por un importe total de 492 millones de euros de contribución de la UE”. De acuerdo con las normas comunitarias, la Comisaria puntualiza en su respuesta a Izaskun Bilbao que “el pago de la contribución de la UE se rige por acuerdos de subvención que especifiquen el alcance y el calendario de las actividades que se llevarán a cabo. Por el propio interés de los Estados miembros implicados, conviene que estos se atengan estrictamente a este calendario con el fin de no perder la cofinanciación europea acordada”.