El Gobierno remite a las Cortes el primer proyecto de ley de Cambio Climático

por El Vigía

A propuesta del ministerio para la Transición Ecológica, el Consejo de Ministros ha remitido a las Cortes este martes el primer proyecto de ley de Cambio Climático y Transición Energética, que establece como objetivo la neutralidad de emisiones como muy tarde en 2050. Ante la emergencia climática, España fija por ley la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 en un 20% respecto a los niveles de 1990. Con ello, España se alinea con la mayor ambición que se ha marcado la UE, que también prevé alcanzar la neutralidad en 2050.

En un contexto de reactivación de la economía frente al covid-19, el proyecto plantea “aprovechar todas las oportunidades en términos de modernización de la economía, de la industria, de la generación de empleo y de la atracción de inversiones que abre el tránsito hacia una prosperidad inclusiva y respetuosa con los límites del planeta”. Lo hace en línea con el Pacto Verde Europeo, que será uno de los ejes del marco de recuperación que ultima la Comisión Europea.

El proyecto incorpora a todos los sectores económicos a la acción climática, desde la generación de energía y las finanzas a los sectores primarios, pasando por el transporte, la industria o las administraciones públicas. “En un momento en el que tenemos que abordar el proceso de recuperación frente al covid-19, la transición energética se va a convertir en una fuerza motriz determinante para generar actividad económica y empleo a corto plazo, y hacerlo de forma coherente con lo que necesitaremos como país en el medio y en el largo”, ha asegurado la ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera.

Entre los objetivos del texto, que solo podrán ser revisados al alza, figura que España deberá alcanzar la neutralidad climática no más tarde de 2050 y que antes de ese año el sistema eléctrico tendrá que ser 100% renovable. Para ello, en 2030, las emisiones del conjunto de la economía española deberán reducirse en al menos un 20% respecto a 1990. Al finalizar la próxima década, como mínimo el 35% del consumo final de la energía deberá ser de origen renovable. En el caso del sistema eléctrico, la presencia renovable en 2030 deberá ser de al menos un 70%.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies