EL GNL supera las expectativas de Baleària y Naturgy

por El Vigía

Baleària y Naturgy sellan con un resultado mejor del previsto la puesta en marcha del primer motor de gas natural en un buque de pasajeros. La naviera española instaló en 2017 un motor auxiliar en el ferry Abel Matutes en una iniciativa liderada junto a la empresa energética y enmarcada en el proyecto Cleanport, con el objetivo de demostrar la viabilidad del GNL como combustible marítimo.

Dos años después, el balance que presentan ambas compañías supera sus expectativas iniciales. Los datos recopilados entre junio de 2017 y octubre de 2018 se han presentado este jueves en una jornada organizada en el puerto de Barcelona, constatando el éxito de la iniciativa en términos de seguridad, fiabilidad de los sistemas, eficiencia, mejora de las emisiones, reducción de ruido, consumo de combustible, costes de mantenimiento y tiempos de carga de GNL.

En concreto, durante el periodo analizado, la utilización de este motor auxiliar supuso una reducción de emisiones de CO2 de 1.300 toneladas, mientras que las de NOx fueron casi 20 toneladas menos. La rebaja de emisiones de SOx se aproximó a las dos toneladas y la disminución de partículas fue prácticamente total.

El estudio muestra que el mantenimiento de la instalación de gas no se han registrado costes adicionales a los de un sistema diésel. Destaca, por otra parte, el beneficio económico que posibilita, ya que más allá del ahorro en combustible, el hecho de funcionar con el motor auxiliar a gas natural en el puerto se obtienen importantes descuentos en la tarifa de atraque.

No obstante, el análisis detecta también ámbitos de mejora para el GNL. Señala, en concreto, que queda pendiente la optimización de los costes de la operación de bunkering; así como una mayor eficiencia de los motores, que se sitúan actualmente por debajo del rendimiento de los motores diésel.

El director de Operaciones Iberia de Naturgy, Vicente Gramuntell, ha destacado que “los resultados obtenidos en este estudio y relacionados con la seguridad, la eficiencia, la reducción de las emisiones y del ruido, así como del consumo de combustible, entre otros, han sido mejores de lo previsto. Nuestra colaboración con Baleària es una muestra más de la importancia de definir y diseñar soluciones tecnológicas factibles e innovadoras de generación de energía auxiliar limpia”.

Por su parte, el presidente de Baleària, Adolfo Utor, ha destacado la apuesta de la naviera por el gas. “Además de este proyecto piloto, que valoramos muy positivamente, la naviera tiene ya dos buques navegando a GNL, dos nuevas construcciones y la remotorización de cinco buques más”. En este sentido, el ferry Abel Matutes será el próximo en navegar totalmente con esta energía limpia.

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Mercé Conesa, ha recordado que este puerto se ha convertido en el primero del Mediterráneo en suministrar GNL a un ferry de manera regular y continuada. “La calidad del aire es una prioridad para el puerto de Barcelona y el impulso del gas natural licuado como combustible alternativo para buques y camiones es, precisamente, un eje estratégico de nuestro Plan de Mejora de la Calidad del Aire”. Según Conesa, el proyecto CleanPort “no solo demuestra que el GNL como combustible para buques es viable desde el punto de vista económico, sino que se traduce en una reducción muy importante de emisiones contaminantes”.

La jornada ha contado también con la participación de la secretaria de Medio Ambiente de la Generalitat, Marta Subirà, que ha enmarcado esta iniciativa en la segunda cumbre de la Calidad del Aire en la conurbación de Barcelona, celebrada el pasado mes de marzo, y ha destacado el cumplimiento de la autoridad portuaria con los objetivos establecidos hace dos años, en la primera cumbre. Según los datos aportados por Subirà, el puerto ha logrado el 93% de los puntos previstos; mientras que el cumplimiento global se sitúa en el 70%.

La responsable de Medio Ambiente del Govern ha aprovechado su intervención en esta jornada para reiterar el apoyo del Govern a la declaración de un Área de Control de Emisiones (ECA, en sus siglas en inglés) en el mar Mediterráneo por parte de la Organización Marítima Internacional (OMI) con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes de los buques en ciudades como Barcelona.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies