NoticiasEnergía

El gas natural aumenta su presencia en el transporte de mercancías

Núria Ferreres

10 junio, 2015

Se prevé que más de un tercio del combustible actual de gasolina se pasará a esta alternativa en los próximos diez años

El gas natural, tanto licuado como en su estado gaseado, se utiliza actualmente en todos los modos de transporte, aunque se encuentra en constantes avances para la mejora de la eficiencia de los mismos. En el ámbito de la carretera, a pesar de que actualmente sólo circulan 4.600 vehículos propulsados por gas natural en España, se espera que en los próximos diez años más de un tercio de ellos pasen a este combustible. Así lo ha explicado el secretario general de Gasnam, Manuel Lage, en un acto sobre intermodalidad y métodos alternativos al transporte por carretera, celebrado en la segunda jornada del Salón Internacional de la Logística (SIL) en Barcelona. Según Lage, el gas natural se considera el combustible urbano recomendado, ya que supone un ahorro energético de un 30% por quilómetro. En el ámbito marítimo, por ejemplo, los astilleros españoles se encuentran construyendo cinco buques con motores propulsados por este combustible. Por su parte, el director de innovación y proyectos del Centro Español de Logística (CEL), Ramón García, augura una reducción de las emisiones de efecto invernadero del 50% de aquí a 2050. Todo ello sólo se conseguirá, asegura, “con la intermodalidad, la externalización de las actividades, el uso de las TIC y con alianzas entre empresas”.

Por otro lado, España es de las regiones europeas con más estaciones para gas natural, con un total de 18. Además, se están impulsando numerosos proyectos para su utilización en el transporte por carretera. Un ejemplo es el proyecto LNG Blue Corridors, para el desarrollo de motores duales en flotas de camiones. Esta iniciativa propone la creación de 14 subestaciones nuevas en puntos estratégicos de Europa, algunas ya abiertas, y ha monitorizado el uso de este combustible en 100 camiones durante tres años. El proyecto ha contado con el soporte de grandes cargadores como Lidl, entre muchos otros.

 El ferrocarril, principal escollo de la intermodalidad

En cuanto a los procesos de transporte intermodal en España, el principal escollo que se encuentran las empresas está en el ferrocarril. Según ha explicado el responsable de proyectos estratégicos e innovación del puerto de Barcelona, Carles Rúa, “la demanda existe, pero las infraestructuras no son buenas”. En este sentido, ha lamentado que “la conexión ferroviaria con Francia tiene múltiples problemas, por lo que se avanza en infraestructuras pero hay elementos básicos que impiden su desarrollo”. Por su parte, el CEL asegura que los principales retos del transporte intermodal pasan por el desarrollo de infraestructuras, por ejemplo, conectando mejor los puertos y liberando el ferrocarril a nuevos operadores.

Por el contrario, el director de Desarrollo de Negocio de VIIA, Miguel de Sanjuan, ha presentado la autopista ferroviaria como el complemento perfecto para la carretera, “no como una alternativa”. Así, ha asegurado que el objetivo es “aprovechar las ventajas de la carretera en la corta distancia y complementarlas con las facilidades del ferrocarril para la larga distancia y el transporte masivo”.