El fraude en la licitación pública supone un sobrecoste de 40.000 millones para las empresas

por El Vigía

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia estima en 40.000 millones de euros anuales el sobrecoste que para las empresas supone las irregularidades detectadas en los procesos de licitación abiertos por las diferentes administraciones públicas españolas. Por esta razón, el organismo que vela por la transparencia y el buen desarrollo de los mercados ha “redoblado” los trabajos en la detección de indicios de “cualquier tipo de comportamiento anticompetitivo” de las empresas que participan en los concursos públicos. Desde hace varios meses, técnicos de la institución ofrecen charlas formativas en diferentes departamentos, al tiempo que se ha puesto a disposición de los interesados una herramienta, un check list, que facilita el proceso de detección de irregularidades y permite dilucidar en diez sencillos pasos si el procedimiento puede plantear indicios de concertación.
Al mismo tiempo, para solucionar esta falta de competencia y aumentar la eficiencia en el uso de los recursos públicos, la CNMC insiste en la necesidad de mejorar el diseño de los concursos que realizan las distintas administraciones. El objetivo es que las cláusulas en los pliegos de contratación sean “respetuosas con los principios de la regulación económica eficiente y no incluyan restricciones injustificadas a un aprovisionamiento competitivo”.
La CNMC ha detectado y sancionado manipulaciones de licitaciones públicas y privadas en todos los sectores de la economía en los últimos años. Sin embargo, el carácter secreto de este tipo de acuerdos ilícitos para no competir en las licitaciones con la administración “hace imprescindible la colaboración de los órganos de contratación y requiere que éstos puedan informar cuando detecten alguna conducta sospechosa en sus concursos”.

CNMC Guía

Folleto publicado por la CNMC para luchar contra el fraude en la contratación pública.


 
Con este fin, la Comisión ofrece en su web una lista de elementos a considerar a la hora de valorar la existencia de posibles acuerdos anticompetitivos entre las empresas que participan en un concurso. Por ejemplo, la existencia de un reducido número de licitadores, incoherencias en las ofertas, similitudes injustificadas y otros patrones de comportamiento sospechoso. El ente anima a «todos aquellos que participen en órganos de contratación que tengan indicios de este tipo de conductas» o que quieran tener más información acerca de estos elementos que facilitan su detección a que se pongan en contacto con la Autoridad de Defensa de la Competencia a través del buzón de colaboración ciudadana buzoncolaboracion@cnmc.es o bien por vía telefónica (+34 917 931 600).
La CNMC investigará todos los indicios de manera confidencial para confirmar la posible manipulación de la licitación. Asimismo, se puede aportar de forma  anónima cualquier tipo de indicio a través del formulario habilitado para ello en la sede electrónica de la página web de la CNMC y del código QR que figura en el folleto.
La colaboración del personal de los órganos de contratación con la CNMC en esta materia es fundamental para impulsar la detección de este tipo de infracciones de competencia que son tan dañinas para la competencia y los consumidores, incrementando injustificadamente el coste de provisión de bienes y servicios públicos.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies