El e-commerce es el mayor desafío que afronta el transporte terrestre

por El Vigía

Una encuesta encargada por DHL desvela que los mayores retos a los que se enfrentan las empresas tienen que ver con el crecimiento imparable del e-commerce y su impacto sobre la logística y el transporte terrestre. El informe también analiza lo que las compañías esperan hoy de sus proveedores de transporte. En este sentido, una de las áreas que más preocupa a las empresas es el incremento previsto en los servicios ligados al cada vez mayor flujo de pedidos generado por el e-commerce. Se trata, además, de servicios cada vez más complejos para atender la demanda de los clientes que esperan entregas casi inmediatas. Las compañías se ven obligadas a estar preparadas para gestionar con agilidad distintas opciones de entrega, tener alta visibilidad en el tránsito de cada pedido, instaurar políticas flexibles de entrega, contemplar la posible devolución gratuita, disponer de inventarios en stock…, entre otras cosas.

Según Paul Stone, director general de DHL Supply Chain Nordics y director de Transporte de Mlemea, “nuestros clientes europeos buscan capacidades de primer nivel para garantizar las entregas de última milla, y la tecnología será fundamental para proporcionárselas. La inteligencia artificial y el análisis de datos para gestionar pedidos y patrones de envío en modelos operativos cada vez más complejos y exigentes en calidad y control de costes han dejado de ser un beneficio adicional para convertirse en servicios esenciales”.

EL TRANSPORTE, ASPECTO CRÍTICO

Según Stone, “en Europa, el transporte es un aspecto crítico del entorno empresarial global. Nuestra investigación nos ha demostrado que los clientes buscan soluciones cada vez más completas, que les permitan resolver una amplia gama de problemas y requisitos de transporte. Además, en Europa en particular, los compromisos medioambientales son cada vez más importantes para nuestros clientes”.

Una de las conclusiones de la investigación apunta que, tanto en Europa como en EEUU y Asia, cada vez un mayor número de grandes ciudades están implementando medidas para restringir el acceso de vehículos, como exigir peajes de entrada o prohibir la entrada a vehículos que no dispongan de calificación Eco.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies