El Corredor Mediterráneo, más cerca

por El Vigía

Fomento ha desempolvado el Corredor Mediterráneo con una batería de adjudicaciones que ponen punto y final a años de sequía. La inversión pública vuelve a fluir hacia un proyecto considerado clave para el desarrollo económico y la sostenibilidad medioambiental de un territorio que concentra más del 40% de las exportaciones españolas. Solo en el tercer trimestre de este año la adjudicación de obra se ha multiplicado por tres respecto al trimestre anterior. El consejero de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad de la Generalitat Valenciana, Arcadi España, que se reunió a finales de julio con el comisionado para el Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira, con el fin de seguir la evolución de la infraestructura, no duda de que “vamos por la buena dirección y el compromiso del Gobierno de España es fundamental para sacar adelante el Corredor Mediterráneo”. En este sentido, España considera que las positivas relaciones entre el Ejecutivo valenciano, Fomento y el comisionado para el Corredor Mediterráneo “nos permiten realizar un chequeo mensual sobre el avance de las obras de esta infraestructura tan fundamental para la Comunitat Valenciana, para España y para Europa”. Para Josep Vicent Boira, la hoja de ruta se está cumpliendo. “Lo que estamos haciendo es que el engranaje de la obra pública funcione”, afirma.

Según el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, el país “necesita recuperar la senda de inversión que ha sido baja en los últimos años”, tras acumular un déficit de inversión de 25.000 millones de euros, según estimaciones de Fomento. El Corredor Mediterráneo es una “pieza fundamental para conseguir el éxito de la estrategia de movilidad segura y sostenible de este Gobierno”, declaró Saura en unas jornadas celebradas recientemente en Barcelona, en las que la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, aseguró que el corredor es “un reto que asumimos dentro de las dificultades que habrá que vencer con rigurosidad, trabajo y decisión, pero sobre todo con la responsabilidad del buen gestor, y dentro del más amplio consenso”.

Durante los seis primeros meses de 2019, Adif y Adif Alta Velocidad han adjudicado contratos por un importe de 1.204 millones de euros para actuaciones enmarcadas en el desarrollo y configuración del Corredor Mediterráneo. Según el gestor de infraestructuras ferroviarias, “este nivel de adjudicación reafirma el compromiso del Gobierno con el impulso de una infraestructura estratégica para el futuro del transporte ferroviario en el arco mediterráneo y su área de influencia y se demuestra que en ningún momento se ha producido una supuesta paralización o ralentización en el conjunto de actuaciones para el desarrollo del corredor”.

Para Adif, se trata de una “infraestructura clave” para el desarrollo socioeconómico de España que contribuirá “de forma significativa” a potenciar el tráfico de mercancías y las conexiones ferroportuarias, favoreciendo además una reducción de los tiempos de viaje para los servicios de viajeros y un menor impacto ambiental. De los 1.204 millones de euros comprometidos, el esfuerzo inversor se ha concentrado especialmente en el segundo trimestre, con adjudicaciones de 931 millones frente a los 272 millones de los tres primeros meses del año. En total, entre enero y junio se han adjudicado 53 contratos, 21 de ellos correspondientes a la ejecución de obras, tres a la redacción de proyectos, 16 a suministros de materiales y los 13 restantes a consultoría y asistencia técnica. A esta cifra, se suma una inversión de 396 millones en la licitación de otros 31 contratos.

El nudo de Castellbisbal

En marzo, el consejo de administración de Adif adjudicó a la UTE formada por Tecsa y Dragados el contrato de instalación del tercer carril entre Castellbisbal y Martorell, en las proximidades de Barcelona, por 64 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses y medio. Se trata de una actuación esencial para el desarrollo del Corredor del Mediterráneo porque permitirá enlazar en ancho internacional los tramos ya realizados entre Castellbisbal y la frontera francesa con los que actualmente se encuentran en ejecución en las comunidades autónomas por donde discurre la infraestructura. Esta actuación, cofinanciada por fondos europeos del Mecanismo Conectar Europa (CEF), incluye los trabajos de construcción y de ingeniería civil necesarios para este tramo de vía doble, de 11 kilómetros de longitud. Además, se implantará el ancho mixto en las vías de apartado 4, 6, 8 y 10 de la estación de Castellbisbal, así como en los ramales de unión entre esta estación y la línea Castellbisbal-Mollet, que ya dispone de ancho mixto.

A las cuantiosas inversiones de Adif, se suman las que acometen con fondos propios los siete grandes puertos del Mediterráneo español en conectividad ferroportuaria, estaciones e incluso en mejora de la red ferroviaria general. Alicante, Almería, Barcelona, Cartagena, Castellón, Tarragona y València financian obras que rondan los 400 millones de euros. Según el presidente del puerto de Castellón, Francisco Toledo, “para conseguir que España salga de los últimos puestos de la UE en transporte ferroviario de mercancías, y mejorar así la competitividad de la economía”. En este sentido, la Generalitat Valenciana licitará antes de que acabe el año la futura Estación Intermodal de Castellón, una vez concluya el estudio funcional que desarrolla la propia Administración valenciana. La inversión es de 20 millones de euros, ocupará una superficie de 30 hectáreas, dispondrá de ancho mixto UIC e ibérico y vías de carga y descarga de 750 metros electrificadas. Esta infraestructura, junto a la conexión del puerto con el corredor, actualmente en fase de proyecto, y la conexión entre dársenas mediante puentes retráctiles, “situarán al enclave entre los mejores conectados del sistema portuario español”, según la autoridad portuaria.

El pasado mes de abril, el Consejo de Ministros aprobó la participación de la Administración del Estado en el proyecto de construcción de la Terminal Intermodal y Logística Fuente de San Luis, cuyo coste se sitúa en el entorno de los 70 millones de euros. La instalación aspira a convertirse en una de las más importantes de España gracias a su vinculación con el Corredor Mediterráneo y a su integración en la Red Transeuropea de Transporte. La reactivación de la que será una de las áreas logísticas e intermodales más importantes de la Península se ha llevado a cabo con la colaboración del ministerio de Fomento, de la Generalitat Valenciana, del Ayuntamiento de València y del puerto de València. En concreto, la autoridad portuaria aporta 15 millones de euros con cargo al Fondo de Accesibilidad Terrestre de Puertos del Estado. Adif, además de la construcción y urbanización de la terminal, entregará 38.502 metros cuadrados y aportará 8,5 millones de euros. La participación del gestor ferroviario más la del puerto elevan la aportación de Fomento a 47,7 millones de euros, el 71% del total. La Generalitat Valenciana aportará 19 millones, incluida la cesión de 384.000 metros cuadrados de terreno.

Otras actuaciones

Además del Mediterráneo, las inversiones en los demás corredores peninsulares también avanzan a buen ritmo. Sacyr, en consorcio con Lantania y Comsa, acometerá la electrificación del tramo entre Plasencia y Peñas Blancas, a lo largo de 125 kilómetros de vía doble de la línea Madrid-frontera portuguesa. El importe del contrato es de 25 millones de euros y el plazo de ejecución, de 18 meses. Además, Sacyr Neopul, junto a CAF Signalling, construirá cuatro nuevas vías en la terminal de mercancías de Vicálvaro (Madrid) por importe de 15,5 millones de euros. La remodelación permitirá a la terminal pasar de ser una estación de regulación y clasificación a una instalación intermodal destinada a carga y descarga de utis. El tercer contrato adjudicado a la compañía se desarrollará en la red ferroviaria vasca. Sacyr Neopul y Sacyr Infraestructuras, junto a Mariezcurrena y Zubieder, realizarán la fase dos del tramo Hernani-Astigarraga, un tramo de plataforma en viaducto para el AVE, incluida la reformulación del ferrocarril convencional en el entorno, por 38,3 millones de euros y un plazo de ejecución de 41 meses.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies