NoticiasLogística

El Consorci de la Zona Franca de Barcelona impulsa un plan de economía circular y residuo cero

El Vigía

20 marzo, 2018

Una treintena de empresas intercambian proyectos basados en la sostenibilidad

Una treintena de empresas ubicadas en el Polígono Industrial de la Zona Franca de Barcelona han participado en un encuentro de trabajo para desarrollar proyectos de economía circular y simbiosis industrial a fin de aprovechar de forma más eficiente sus recursos y tender hacia el residuo cero.

El Consorci de la Zona Franca, entidad que gestiona el polígono industrial barcelonés y que preside ejecutivamente Jordi Cornet, ha convocado a las empresas del polígono a esta experiencia denominada Zona Franca Economía Circular como un primer paso hacia una gestión de recursos más eficiente, sostenible y socialmente responsable.

La nueva directora general del CZFB, Blanca Sorigué, ha informado del proyecto a las empresas convocadas y éstas, a través de talleres de intercambio de información y experiencias, han explorado acuerdos específicos de colaboración entre empresas atendiendo a sus producciones, recursos, residuos y necesidades específicas.

Según el CZFB, la iniciativa no ocasiona costes adicionales a las empresas, sino que, partiendo de una estrategia de eficiencia y sostenibilidad, plantea ahorrar recursos y energía a la vez que favorece sinergias entre compañías, “coherentemente con la nueva cultura industrial 4.0 hacia la cual nuestra sociedad evoluciona”.

El Consorci está acometiendo una serie de mejoras en las infraestructuras del polígono industrial dentro de un plan estratégico 2015-2020. Así, se está efectuando la sustitución en el alumbrado de lámparas de vapor de sodio a luces led, de forma que ya se ha renovado el 72% de las luminarias públicas, una inversión que, con un coste de cerca de medio millón de euros, ya ha logrado el ahorro del 50% del consumo energético en los tres meses transcurridos desde el cambio.

Con todo el polígono dotado de red de fibra óptica FTTH, actualmente se trabaja además en la mejora de las condiciones de seguridad con la instalación de un circuito de cámaras IP de videovigilancia que coadyuvará al reconocimiento del polígono como uno de los más seguros del país. El proyecto se encuentra en proceso de adjudicación por concurso público con una base de licitación de 1,7 millones de euros.

El plan de mejora de la conectividad del polígono respecto del entorno urbano prevé el despliegue del carril bici, ampliando el trazado actual entre el Paseo de la Zona Franca y la Calle A.