El CMR electrónico redundará en menores costes y mayor seguridad para las empresas

por El Vigía

La jornada organizada por la Fundación Corell El CMR Electrónico y otros aspectos del Contrato de Transporte, en colaboración con Astic, ha abordado diferentes aspectos relacionados con el CMR electrónico, cuya principal conclusión es la necesidad de implantar este sistema para documentar los contratos de transporte, por los numerosos beneficios en materia de costes, productividad y seguridad jurídica que conlleva.

El subdirector general de Ordenación y Normativa del Transporte Terrestre del ministerio de Fomento, Emilio Sidera, ha afirmado que el contrato de transporte sigue siendo el gran déficit del sector y es prácticamente desconocido. Sidera ha aclarado que el CMR no es un documento, sino un convenio internacional sobre el contrato de transporte de mercancías por carretera del año 1956, que contempla la documentación a través de la Carta de Porte. Este documento no es obligatorio, es un modelo flexible que las partes contratantes pueden elaborar. La IRU, en 1971, diseñó un modelo de Carta de Porte ajustado al convenio CMR, que, por su sencillez, se extendió y es el que en Europa se utiliza habitualmente en el transporte internacional.

Durante mucho tiempo, la Carta de Porte sólo se emitía de forma escrita. Sin embargo, actualmente la Carta de Porte electrónica está contemplada en la ley y también en el CMR, siempre que los registros electrónicos puedan ser transformados en signos de escritura legible y desde 2010 tiene valor mercantil pleno.

Sí es obligatorio, en cambio, el Documento de Control, regulado por orden ministerial de 2012, que establece la obligación de emitirlo y conservarlo para la Inspección de Transporte. Su contenido es casi idéntico a la Carta de Porte y su forma es libre. Según Sidera, «actualmente el Documento de Control no puede realizarse por medios electrónicos, pero será posible en breve y no habrá problemas para implantarlo».

Francisco Sánchez-Gamborino, vicepresidente de Asuntos Jurídicos de IRU, «el papel no desaparecerá totalmente, pero irá sustituyéndose por medios electrónicos. La documentación electrónica ya se ha implantado con éxito en otros medios de transporte, ahorrando tiempo, costes, aumentando la seguridad y la trazabilidad, siendo positivo para transportista y para cargador, además de apoyar la sostenibilidad». Según Sánchez-Gamborino, «el sistema de IRU cumple todas las previsiones jurídicas del Convenio CMR y, puesto que la ley española es de 2009, posterior a la modificación realizada en 2008, puede ser utilizado para transporte nacional».

Ramón Valdivia, director general de ASTIC, ha expresado que los operadores del transporte están muy poco representados en el mundo económico: «Hay oportunidades para mostrar el liderazgo, por ejemplo digitalizarnos. En Astic tuvimos la voluntad de ser líderes y en 2017, se hizo el primer transporte soportado por CMR electrónico, desde España hasta Perpignan. El gobierno francés tuvo que firmar en 2016 el protocolo para poder hacerlo. Vamos a poner todo el empeño para que España sea pionera en la implantación del CMR electrónico«.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies