El biogás se consolida como una alternativa al diésel en el transporte

por El Vigía

El uso de biogás como combustible ya es una realidad en Europa. Según los datos de NGVA Europe, de las 4.120 estaciones de servicio de gas operativas en Europa, más del 25% suministran biometano. Esto equivale a un promedio del 17% de todo el gas utilizado como combustible en el transporte (2,4 bcm/23,4 TWh). La reducción de emisiones de CO2 que aporta este gas renovable mezclado con gas natural convencional y empleado como combustible es de entre un 30% y un 38% respecto a la gasolina o el diésel.

La infraestructura y los vehículos actuales de GNC y GNL son totalmente compatibles con el gas renovable. Es decir, el gas natural suministrado en las gasineras y empleado en los vehículos actuales se puede sustituir por completo por gas renovable sin necesidad de realizar ninguna modificación ni inversión adicional.

Según Gasnam, el GNL en el transporte pesado está experimentando un rápido crecimiento, y hoy representa una alternativa real al diésel. En 2019, las matriculaciones de nuevos vehículos a gas se duplicaron en comparación con 2018. Hoy, más de 10.000 camiones circulan con gas natural licuado por las carreteras europeas. En producción de bioGNL, los países del norte de Europa se encuentran a la cabeza. Por ejemplo, en Skogn (Noruega), lo producen a partir de una planta que trata 100 toneladas de residuos de la industria pesquera cada día y suministra GNL a 300 camiones.

En Italia hay más de 20 proyectos para nuevas plantas de bioGNL que podrán apoyar localmente la demanda de GNL como combustible también en las islas. También en otros países, como Francia, España y Alemania, el bioGNL para el transporte está tomando impulso. El biometano cuenta con la tecnología disponible en un sector listo para penetrar aún más en el mercado y contribuir de manera concreta al proceso de descarbonización del transporte.

El sector demanda ahora un marco legislativo adecuado para impulsar el biometano en el transporte. Para ello, reclaman que la revisión del reglamento sobre emisiones de CO2 tenga en cuenta las emisiones de todo el ciclo de vida del combustible “y no solamente las del tubo de escape”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies