NoticiasAéreo

El Aeropuerto de Barcelona busca aumentar su récord en rutas intercontinentales con cinco nuevos destinos

El Vigía

16 mayo, 2018

Barcelona se sitúa entre el 1% de las ciudades que concentran el 40% del tráfico mundial

El Aeropuerto de Barcelona se establece objetivos más ambiciosos para a continuar incrementando su tráfico intercontinental. Tras cerrar 2017 con un resultado récord de 45 rutas, el nuevo plan estratégico del Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas de Barcelona (CDRA) para el periodo 2018-2019 aspira a lograr cinco nuevos destinos intercontinentales: Tokio, México, Bangkok, Santiago de Chile y Delhi.

Así lo han avanzado este martes el secretario de Infraestructures i Mobilitat del departamento de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya y presidente del CDRA, Ricard Font; el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello; el presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls, y la directora del Aeropuerto de Barcelona, Sonia Corrochano, en la presentación que han realizado del balance del año 2017 y los objetivos del nuevo documento, que surge del convenio de colaboración entre la Generalitat de Catalunya, AENA, el Ayuntamiento de Barcelona y la Cambra de Comerç de Barcelona.

Desde el CDRA ya avanzan que a estos cinco destinos se deben sumar dos nuevos enlaces intercontinentales: con Boston, que ya está en servicio; y Seúl, que se pondrá en marcha a partir de agosto. Además, el Comité centra también sus objetivos en consolidar las rutas existentes ampliando la capacidad con el uso de aviones más grandes y un aumento de frecuencias, como por ejemplo los vuelos de Qatar Airways, United Airlines y Korean Air. “Un mayor número de frecuencias hace las rutas más atractivas para los pasajeros de negocios y contribuye así al desarrollo económico de Barcelona y Catalunya”, considera el CDRA.

El análisis del plan estratégico determina que el tráfico intercontinental “se mantiene concentrado en un número limitado de ciudades globales, que son grandes centros económicos y de influencia”. Según sus datos, el 1% de las ciudades de todo el mundo concentran el 40% del tráfico mundial y Barcelona se sitúa dentro de este 1%. A pesar de ello, el Comité considera que “Barcelona necesita reforzar la conexión con más frecuencias y minimizar la estacionalidad del tráfico con algunas de estas ciudades; y por supuesto conseguir rutas directas que todavía no se tienen”.