NoticiasCarretera

El 71% de las empresas europeas confía en la viabilidad del camión autónomo

El Vigía

5 noviembre, 2018

La IRU celebra desde hoy en Muscat (Omán) su World Congress

Hasta el 71% de las empresas de transporte europeas espera que el camión autónomo se convierta en una opción viable en el transcurso de la próxima década y, de estas, el 21% cree que será una realidad en nuestras carreteras en los próximos cinco años. Es una de las conclusiones de una encuesta realizada por la Unión Internacional de la Carretera (IRU), entre 175 compañías de ocho países de la UE, incluida España. Por otro lado, con las negociaciones del Brexit todavía en curso, el 57% de las empresas ven la incertidumbre geopolítica como la principal amenaza para el sector, seguida de la posibilidad de una nueva recesión global, que preocupa al 54% de los encuestados, y del exceso de regulación del sector (48%), con las implicaciones que el paquete de movilidad de la UE está provocando en toda la industria europea.

La mayoría de las empresas consultadas por IRU, que celebra desde hoy y hasta el jueves en Omán su Congreso Mundial, reconoce que la tecnología y la innovación serán claves para construir una industria “segura, exitosa y sostenible” en el futuro. Casi una de cada tres empresas europeas (31%) cree que la mejora de la seguridad será la mayor oportunidad de innovación, mientras que una de cada cinco citan la automatización. En todo el mundo, las empresas de transporte entienden que el principal beneficio de la automatización será aumentar la productividad (50%), y reducir costes (19%). Como principales barreras para la renovación tecnológica figuran, en primer lugar, sus costes y la inversión necesaria (71%), seguida de la falta de personal altamente cualificado (66%).

Del mismo modo, si bien muchas empresas de transporte europeas creen que los camiones autónomos están a la vuelta de la esquina y muchos fabricantes ya están realizando pruebas piloto, “la realidad es que todavía hay un largo camino por recorrer antes de que se conviertan en una opción segura y sostenible”, asegura su director gerente, Boris Blanche.

A pesar de que la tecnología se está volviendo cada vez más sofisticada, existe el riesgo de que se vea frenada por una multitud de problemas relacionados con la falta de inversión necesaria en infraestructura, la capacitación de los conductores, las restricciones legales y los problemas de seguridad informática, “problemas que deberán abordarse para que la automatización alcance su máximo potencial”.

Según el secretario general de IRU, Umberto de Pretto,“para que la tecnología se afiance, y para que la industria se beneficie realmente de ella, debemos asegurarnos de que tenemos las bases establecidas. Esto significa primero obtener los conceptos básicos correctos, como la transición completa a la documentación digital, mejorar la trazabilidad, la seguridad y la eficiencia. Debemos trabajar más duro para unir a operadores, proveedores de servicios, fabricantes y gobiernos con el objetivo común de fomentar un entorno propicio para la innovación y la digitalización”.