NoticiasMarítimo

El 66% de los armadores optarán por combustibles destilados a partir de 2020

El Vigía

16 abril, 2018

El objetivo es cumplir con las nuevas normas de la OMI sobre azufre que entrarán en vigor

Una encuesta realizada por Drewry a un grupo de empresas armadoras concluye que el 66% de ellas optarán por los combustibles destilados en sus flotas existentes, para cumplir las nuevas normas de la OMI sobre azufre que entrarán en vigor el próximo 1 de enero de 2020. Según la información recogida por Anave, esta opción se impone a otras como el uso de depuradores de gases de exhaustación, scrubbers (13%) o el uso del gas natural licuado (8%) como combustible, debido fundamentalmente al elevado coste de inversión de la aplicación de estas soluciones a los buques existentes.

En el caso de los buques de nueva construcción, dichos porcentajes aumentan hasta un 20% en el caso de los scrubbers y un 25% en el del GNL, aunque los combustibles de bajo contenido en azufre siguen siendo la primera opción (55%) para la mayoría de los armadores que han respondido.

Para Drewry, los armadores están muy preocupados por el aumento de los costes que puede suponer la utilización de los combustibles destilados (pues más de la mitad espera que sus costes de combustible aumenten más de un 50%), la posible falta de disponibilidad de éstos en la fecha de entrada en vigor de las nuevas normas y por la limitada capacidad técnica existente para instalar scrubbers en sus buques antes de dicha fecha límite.

Foto: Maersk

En esta línea, algunos armadores tienen previsto instalar scrubbers en sus buques y los que ya lo han hecho, mostraron cierta preocupación ante la posibilidad de que éstos fueran solo una solución temporal y de que futura legislación prohibiera su uso. “Si las inversiones que llevan a cabo los armadores para cumplir la normativa se quedan obsoletas debido a nuevos cambios regulatorios, se estaría desincentivando la inversión para el cumplimiento de una legislación antes de que esté perfectamente definida”, aseguran algunos de los armadores encuestados.

Los expertos señalan que las nuevas normas sobre combustibles marinos han incentivado la introducción del GNL en buques de nueva construcción, especialmente tras los encargos de grandes buques a gas por navieras importantes como CMA CGM. En cualquier caso, muchos armadores consideran que todavía no es suficiente la infraestructura disponible para la generalización del GNL como combustible y que se adapta mejor a los servicios de líneas regulares, como los portacontenedores, que a los tráficos tramp.