NoticiasInfraestructuras

Diez municipios de Barcelona exigen a Fomento que termine la conexión de la A-2 con la B-30

El Vigía

24 julio, 2017

Presupuestada en 74 millones, está en espera desde 2005

El consejero de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull, ha apoyado a los alcaldes de las comarcas barcelonesas del Baix Llobregat y del Vallès Occidental que reclaman al ministerio de Fomento la finalización del enlace entre la A-2 y la AP-7. En un acto celebrado en Molins de Rei, los representantes municipales han constituido un grupo de trabajo, al que se ha incorporado también el departamento de Territori i Sostenibilitat, con el objetivo de impulsar las acciones necesarias para terminar esta obra, adjudicada por Fomento hace diez años. El grupo de trabajo está formado por diez ayuntamientos: Castellbisbal, Corbera de Llobregat, Martorell, Molins de Rei, Pallejà, Rubí, Sant Andreu de la Barca, Sant Cugat, Terrassa y El Papiol.

Para Rull, el enlace “es una obra de país, forma parte del corredor viario mediterráneo y es una de aquellas inversiones que con pocos recursos generan un gran retorno económico, social y ambiental”. “Lo que pedimos es que se reduzcan los plazos e información transparente, dado que hay muchas empresas que pierden competitividad porque esta conexión no está acabada”, ha añadido. El alcalde de Molins de Rei, Joan Ramon Casals, ha destacado el frente común de los alcaldes: “Hoy diez municipios nos hemos reunido para reclamar la finalización de una obra capital para el territorio y para el país”, ha aseverado.

Rull

El encuentro del consejero Rull con los alcaldes del área metropolitana de Barcelona / Gencat

 

La conexión de la A-2 con la B-30 a la altura de Castellbisbal es una obra de 74 millones de euros, incluida en el protocolo firmado entre el ministerio de Fomento y la Generalitat en el año 2005. Los trabajos se adjudicaron en 2007, pero han ido sufriendo diferentes paradas y reinicios. El enlace conectará las dos vías sin tener que pasar por el peaje de Martorell y, al mismo tiempo, aumentará la conectividad territorial del norte del Baix Llobregat con la red viaria de altas prestaciones.