NoticiasLogística

Desestimada la impugnación del convenio colectivo del sector logístico de Madrid

El Vigía

18 mayo, 2017

La patronal presentará un recurso de casación ante el Tribunal Supremo

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha desestimado la pretensión de la Confederación Madrileña de Transportes de Mercancías (Comat), de anular el convenio de la logística, la paquetería y las actividades anexas, firmado entre los sindicatos CCOO y UGT y la patronal logística UNO.

Según explican los sindicatos en un comunicado, Comat “pretendía anular el convenio alegando, principalmente, la falta de representatividad de UNO”. Sin embargo, considera que “el Tribunal ha entendido que UNO, cuyos asociados representan a más de 13.000 trabajadores del sector, sí tiene representatividad para negociar y firmar el convenio. Por tanto el convenio firmado para los años 2015 y 2016 es válido”.

Desde los sindicatos explican que “actualmente CCOO, UGT y UNO están en pleno proceso de negociación del II convenio de logística, paquetería y actividades anexas“. Por su parte, aseguran que “la negociación con la parte del transporte, Comat, continúa parada, más preocupados éstos por este tipo de impugnaciones que por buscar una regulación laboral”.

“Para CCOO la separación de los ámbitos nunca ha sido buscada y es más producto de la imposibilidad de las partes para llegar a un acuerdo de convenio único”, explica en el comunicado.

Por su parte, desde la asociación de transportistas Atradice, integrada en Comat, aseguran que acatan la decisión pero adelantan que promoverán un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

“Dicha sentencia no es firme, por lo que desde Atradice se promoverá, a través de Comat, la interposición de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, ya que no se comparten los argumentos del Tribunal Superior de Justicia de Madrid“, explican en un comunicado. “Conviene recordar -señalan- que el convenio colectivo del sector de la logística, paquetería y actividades anexas al transporte de mercancías de la Comunidad de Madrid excluye expresamente de su ámbito de aplicación a las empresas que tengan como actividad principal el transporte de mercancías, recogiendo unas tablas salariales absolutamente desproporcionadas e inasumibles para las empresas de nuestro sector”.