Cuenta atrás para la creación de la nueva Renfe Mercancías

por El Vigía

16923

 

Tras varios meses de trabajo, el pasado martes quedó definitivamente estructurado el nuevo modelo de gestión de Renfe Mercancías, según ha señalado hoy a la prensa su director general, Manuel Acero. Así, se han definidos las áreas de automóviles, intermodal, siderúrgicos, multiproducto y servicios logísticos sobre las que pivotarán todas las actividades comercializadoras de la compañía.

A partir de ahora, se inicia un proceso administrativo y burocrático que culminará en junio con la autorización por parte del Consejo de Ministros de esta nueva estructura y posteriormente con la constitución de las sociedades mercantiles que explotarán estos negocios. El objetivo es que estén plenamente operativas en el mes de octubre.

Según Acero, se ha optado por la solución legal de creación de estas filiales, participadas en principio al 100% por Renfe Operadora, con el fin de poder segregar en bloque los actuales contratos de Renfe Mercancías sin la necesidad de tenerlos que renegociar con los clientes. Asimismo, también se segregarán todos los trabajadores actuales de Renfe Mercancías que conservarán en cualquier caso sus derechos y obligaciones y, además, tendrán la opción de retornar la matriz en el futuro. Esto es así por la fuerte “sindicalización” de la compañía, ha señalado Acero, “por lo que todo este proceso si bien no se ha negociado con los sindicatos sí se ha querido que cuente con su apoyo y respaldo”. A estas sociedades también se traspasarán los vagones y demás material rodante a excepción de locomotoras y maquinistas que quedan dentro de Renfe Operadora.

Tan sólo la filial de automóviles no será 100% de Renfe Operadora, puesto que la recientemente adquirida Pecovasa será la encargada de asumir la actividad, y Renfe solo tiene el 50% de su capital. De esta forma, las nuevas filiales iniciarán su actividad sin las actuales deudas que arrastra la división de mercancías, que se asumen por Renfe Operadora, y sin la carga que supone el mantenimiento de locomotoras o la conflictividad de los maquinistas.
 
Una vez que estas filiales estén operativas, el siguiente paso será dar entrada al capital privado hasta en un 45% del accionariado. Para ello se realizarán los análisis necesarios a través de consultoras que determinen el valor real de esta filiales.

En este proceso de entrada de  capital privado, Acero reconoce que se optará por socios industriales más que puramente financieros con el fin de garantizar cargas para el ferrocarril. “Preferimos como socios a operadores de carretera, marítimos, navieras, etc., que traigan cargas”, ha reconocido. Además, el responsable de mercancías ha dejado claro que a pesar de que Renfe mantendrá la mayoría del capital, los socios privados tendrán capacidad de gestión “y todos las decisiones se tomarán por consenso”.

Dentro de este plan, los equipos gestores de las nuevas filiales ya están muy definidos. Así, Julio Mata será el encargado de la sociedad de intermodal, mientras que Susana Lozano se encargará de siderúrgicos y Maribel Arroyo de multiproductos; el resto de responsables no han sido adelantados por Acero dado que se está en proceso de selección.

En esta nueva etapa la previsión de facturación se fija entre 200 y 250 millones de euros por las actividades desarrolladas por la filiales, siendo intermodal la más destacada con 70  millones de euros, mientras que automóviles facturará en torno a 22 millones y el resto de filiales entre 55 y 60 millones. Además, Renfe Mercancías sumará otros 200 millones de facturación por la actividad de tracción que ofrecerá a sus filiales.

Además, Acero ha reconocido que será necesario la venta de locomotoras puesto que el parque, cuando termine de recepcionarse la cartera pendiente, será “excesivo”, por lo que se prevé que al menos 60 locomotoras de tecnología japonesa que actualmente dan servicio se enajenarán.

Por otro lado, Manuel Acero ha avanzado que Renfe Mercancías está planteándose su participación en el proyecto de nueva plataforma intermodal que Adif desarrolla en Aranjuez. “Iríamos de la mano de un socio industrial porque este proyecto es muy interesante para generar cargas ferroviarias”.

Finalmente, sobre el futuro de las actuales compañías en las que participa accionarialmente Renfe, Acero cree que en algunos casos se venderá esa participación, si bien en otros se potenciará la actividad y se dará la oportunidad a los socios de integrarse en las mismas. En definitiva, Acero garantiza que esta nueva etapa dará como resultado un operador ferrovía público de mercancías “fuerte y con vocación comercial”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies