Cruset confía en la fortaleza económica del puerto de Tarragona

por El Vigía

El puerto de Tarragona está convencido de su fortaleza económica e inversora para ejercer de motor de recuperación del territorio tras la crisis generada por el covid. En un webinar organizado por la Cambra de Comerç de Tarragona y la Fundació Cercle d’Infraestructures, el presidente de la autoridad portuaria, Josep Maria Cruset, ha puesto en valor las medidas adoptadas para ayudar a las empresas, con la inyección de 25 millones de euros en liquidez, aplazamiento de pagos y rebaja de tasas, y ha remarcado que “la actitud de anticipación ha permitido afrontar la crisis con un impulso inicial y una preparación de la organización muy importante”.

Cruset ha destacado que en este tiempo “el puerto ha estado abierto y operativo”, potenciándose el transporte de cereales por ferrocarril, acogiendo buques de grandes dimensiones y registrando operativas récord, como la de animales vivos con 21.000 reses para Arabia Saudí, o la de pasta de papel (la más grande de su historia), además de poner en marcha un nuevo project cargo y estrenar un servicio de bunkering en la zona de fondeo.

Respecto al impacto sobre los tráficos, Tarragona lo ha sufrido en cifras similares a las del conjunto del sistema portuario estatal, con una reducción del 25% en el primer semestre del año. De este porcentaje, entre seis y ocho puntos son atribuibles a la pandemia y el resto a “factor ya previstos”, como la reducción del carbón y la sal potásica. Por otro lado, el puerto ha tenido que hacer frente a otros “factores imprevistos”, como el temporal Gloria, el accidente de Iqoxe, el conflicto internacional del petróleo o la producción nacional de cereales, “que también han afectado y afectarán a los tráficos de este año”.

La conferencia se ha centrado en las fortalezas del entorno, del territorio y las del puerto de Tarragona como motor de recuperación. A pesar de una diagnosis con cifras y comportamientos preocupantes, Cruset ha subrayado las buenas perspectivas de futuro de una “infraestructura decisiva para el crecimiento económico y la vertebración del territorio”.

La emergencia sanitaria tampoco ha frenado obras y proyectos estratégicos, en los que se ha continuado trabajando “para mejorar su posicionamiento y ser competitivo en los próximos 20 años”. Así, las obras de construcción del nuevo muelle de Balears “no se han interrumpido en ningún momento y se están ejecutando según el calendario previsto”. También ha hecho hincapié en los proyectos más relacionados con “la estrategia global del puerto de Tarragona, firmemente asentados en las ventajas competitivas que ya posee actualmente: gran calado y muelles para grandes buques, gran capacidad de almacenamiento, servicios auxiliares concentrados o una conexión intermodal potente”.

El presidente del puerto ha concluido que “este excelente posicionamiento de partida se verá reforzado con las inversiones en el muelle de la Química, la urbanización de la ZAL, la Terminal Intermodal de Guadalajara y la construcción del contradique del Prats y de los muelles adyacentes”, en el horizonte del año 2022 y siguientes y que supondrán “un salto cualitativo en términos de capacidad operativa, de competitividad y de generación de actividad en el territorio”.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies