Crece el interés del capital privado por la inversión en infraestructuras

por El Vigía

El recorte en la inversión pública en infraestructuras y el déficit en mantenimiento que presenta el sector plantean la necesidad de encontrar nuevas fórmulas de financiación, que ha estado dominada por las entidades bancarias. Sin embargo, la crisis económica y la implementación de un nuevo marco regulatorio de aplicación a las entidades bancarias, con preferencia por las estructuras de deuda a más corto plazo, ha permitido la entrada de nuevos agentes, como las compañías aseguradoras o los fondos de pensiones. Estos jugadores han desempeñado un papel modesto en activos de infraestructuras, aunque se prevé que en el medio plazo represente hasta un 10% de sus carteras.
En solo un año, de 2014 a 2015, se crearon un total de 85 nuevos fondos de infraestructuras en el mundo, que permitieron la captación de aproximadamente 72.000 millones de dólares (alrededor de 66.000 millones de euros), según los datos extraídos de un informe de la patronal de las constructoras, Seopan, realizado por Deloitte y Uría Menéndez, y presentado la semana pasada en una jornada celebrada en Madrid. La patronal de las empresas constructoras destaca en este documento que el momento actual de la economía española, unido al incremento de volumen de estos inversores, ha provocado un desembarco de fondos que consideran España “como un mercado de oportunidades”.
tema-semana
El director de Infraestructuras de Deloitte Europa, Javier Parada, explicó que las infraestructuras son atractivas para el capital privado por la posibilidad que presenta para diversificar su cartera de activos y tienen altas barreras de entrada, a lo que se suma unos flujos de caja estables y predecibles a largo plazo. El capital disponible de los fondos institucionales para activos en infraestructuras asciende a 37.000 millones, con 230 fondos activos en este sector en el mundo. A estos agentes interesados en el sector de las infraestructuras se suman las compañías aseguradoras y los fondos de pensiones, quienes han aumentado su interés en este sector del 3 al 5% del total de su cartera de activos. Sumado los fondos de infraestructuras, las aseguradoras y los fondos de pensiones, el volumen total de inversión en este rubro se sitúa cercano a los 100.000 millones de euros.
Este apetito inversor al que alude el informe coincide en un momento en el que España presenta un déficit de inversión en mantenimiento en infraestructuras y restricciones presupuestarias para el sector, una caída de casi el 12% de lo presupuestado inicialmente para en 2016, según consta en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Así, el presidente de Seopan, Julián Núñez, defiende el uso de esquemas de asociación público-privada (APPs) para poder atraer la liquidez que existe en los mercados y acometer las inversiones en infraestructuras. “Afrontar esta realidad económica requiere revisar nuestro modelo de financiación de infraestructuras (…), otras formas de financiación son posibles”, advirtió Núñez en la jornada. Las constructoras recalcan que las APPs son la alternativa más viable para aumentar la inversión en infraestructuras públicas, ya que no incrementan la deuda pública y gestionan los riesgos asociados a la infraestructura de un modo más eficiente.
En este contexto, desde Deloitte constatan que el modelo español de asociación público-privada actual presenta deficiencias, lo que frena el interés de los fondos hacia los proyectos de infraestructuras diseñados bajo este esquema. “Tenemos un modelo de APP que ha servido muy bien en el pasado, pero ahora necesita unas mejoras y reducir las incertidumbres” , advirtió Parada. En este punto coincidió el socio del despacho de abogados Uría Menéndez Mariano Magide, quien recalcó que este modelo presenta problemas que afectan a la planificación, contratación y ejecución de los proyectos. En cuanto a la fase de planificación, Magide destacó la maduración y el tamaño de los proyectos. Por otro lado, subrayó que se requiere seguridad jurídica y medios ágiles de resolución en la ejecución de los contratos y en la resolución posterior de posibles controversias. “Se adjudica demasiado rápido en España probablemente (…). Una vez adjudicados, se plantean problemas que podrían haberse resulto en unos procedimientos de adjudicación más flexibles y negociados”, recalcó el socio de Uría Menéndez. Esto redunda, a su vez, en la seguridad jurídica que necesitan los fondos para invertir en las infraestructuras y, en concreto, en los modelos de colaboración público-privada.
Fomento diseña un esquema público-privado para atraer la inversión
El ministerio de Fomento trabaja en el diseño de una fórmula de colaboración público-privada para atraer inversiones en los proyectos de infraestructuras. Así lo indicó el ministro Íñigo de la Serna en su participación en la jornada organizada por Seopan, en donde recalcó que este esquema podría ser lo “suficientemente atractivo” para crear un volumen de inversión “importante” en los próximos años.
serna
“Dentro de todas estas fórmulas de colaboración público-privada, hay una en la que estamos trabajando para ver si es posible llevarla a cabo. Estamos trabajando de una manera intensa para encontrar si es viable, aunque no es sólo una decisión del ministerio de Fomento y lo tenemos que compartir con otros ministerios”, anunció De la Serna frente a representantes de las empresas constructoras. Aunque por el momento el titular de Fomento no detalló más información sobre este modelo, recalcó que “no nos estamos inventando nada” lo que abre la posibilidad a servirse de algunos de los esquemas de APPs que ya operan en otros países. La iniciativa del ministerio responde a una de las demandas del ámbito empresarial, que solicitan una mayor inversión tanto en obra nueva como en mantenimiento de las infraestructuras. En este sentido, el titular de Fomento admitió que su departamento ha sido “el más afectado por la necesidad de ajuste del déficit” y recalcó que su departamento fue el más afectado por el año de Gobierno en funciones. Al respecto, advirtió: “Sabemos que hay una demanda del sector por incrementar este volumen de inversión y vamos a explorar todas las vías que sean posible llevar a cabo”.
El anuncio del ministro fue aplaudido por las constructoras, quienes reclaman en los últimos años la necesidad de apostar por estos esquemas compartidos. “Sin alterar la titularidad pública de la infarestructura, la colaboración público-privada permite invertir sin impactar en el déficit”, recalcó el presidente de Seopan, Julián Núñez. En este proceso, subrayó la importancia de atraer la inversión internacional en infraestructuras y destacó el liderazgo mundial de las empresas constructoras españolas, lo que permite extraer lecciones de mejores prácticas internacionales. “Somos realistas y el esquema tradicional de financiación con cargo a los presupuestos no va a permitir recuperar el nivel de inversión pública que nuestro país necesita”, recalcó Núñez.
De acuerdo a lo presupuestado, en total este año se destinará el 1,9% del Producto Interior Bruto (PIB) a la inversión pública. Esta cifra se encuentra casi un punto por debajo de la media europea, que se sitúa en el 2,8%, y muy lejana al dato del 3,1% que registra Francia. Por ello, desde el ámbito empresarial recalcan que atraer esta liquidez de los mercados y acometer las inversiones que el sector requiere requiere el uso de esquemas de asociación público- privada y mejorar el modelo actual a través de iniciativas como la creación de una Oficina Nacional de Evaluación, que estudiará la viabilidad financiera de los proyectos, la transferencia de riesgos y los mecanismos de compensación.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies