NoticiasFerrocarril

Competencia sanciona a Renfe y Deutsche Bahn con 75,6 millones por distorsionar la liberalización del ferrocarril

El Vigía

6 marzo, 2017

Renfe presentará un recurso contra una sanción que califica de “desproporcionada, injusta e inútil”

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado con 75,6 millones de euros a Renfe y Deutsche Bahn por la existencia de dos conductas prohibidas.

En primer lugar, Competencia señala una infracción única y continuada de los artículos 1 de la ley de Defensa de la Competencia (LDC) y 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), consistente en acuerdos y prácticas concertadas, restrictivos de la competencia por su efecto, por parte de dos empresas del Grupo Renfe (Renfe Operadora y Renfe Mercancías) y varias empresas del Grupo Deustche Bahn (Transfesa, Transfesa Rail, PIF, Hispanauto, Semat, DHIB, DB ML y DB SR Deutschland). En este sentido, la CNMC apunta que las empresas sancionadas crearon una serie de vínculos entre ellas que les permitieron posicionarse como clientes y proveedores privilegiados entre sí.

RenfeEl documento de Competencia indica, por ejemplo, que se llegó a una situación en la que el único competidor de Renfe que disponía de tracción (Transfesa- propiedad del Grupo Deutsche Bahn), las subarrendó a la propia Renfe y a otra empresa del Grupo Deutsche Bahn (DB). En el caso del Grupo Deutsche Bahn (DB), la CNMC apunta que no empleó tracción propia en el transporte internacional de mercancías por ferrocarril con origen o destino España, a pesar de contar con locomotoras propias en España (bajo Transfesa Rail),  sino que optó por ceder parte de las mismas a Grupo Renfe, a pesar de este último contaba con locomotoras propias más que suficientes para cubrir sus necesidades en los mercados afectados.

En segundo lugar, el organismo señala una infracción única y continuada de los artículos 2 de la LDC y 102 del TFUE, consistente en una discriminación comercial abusiva, al menos, a las empresas ferroviarias miembros de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP), por parte de Renfe Operadora y Renfe Mercancías, en su oferta de servicios de tracción ferroviaria para el transporte de mercancías por ferrocarril en España. Así – indica la CNMC- Renfe llevó a cabo un tratamiento preferencial a DB SR Deutschland, Transfesa, PIF e Hispanauto a la hora de prestarles servicios de tracción ferroviaria y no aplicó penalizaciones al Grupo Transfesa, en el caso de que le anulase servicios de tracción ferroviaria contratados para el transporte de mercancías, tal y como ocurría en las condiciones ofrecidas a otras compañías ferroviarias.

Competencia recuerda que, tanto Grupo Renfe como Grupo Deutsche Bahn han constituido y constituyen, respectivamente, el primer y segundo operador de transporte de mercancías por ferrocarril en España por volumen de facturación, y presentan conjuntamente porcentajes superiores al 80% del transporte de mercancías por ferrocarril en España. En el caso de los segmentos del automóvil y el siderúrgico, las cuotas se elevan hasta el 100%.

Sanciones impuestas por la CNMC

Las sanciones incluyen, por una parte, una multa de 49,96 millones de euros, de la que responden solidariamente Renfe Operadora y Renfe Mercancías, y una multa de 10,51 millones de la que responden distintas empresas del Grupo  Deustche Bahn (Transportes Ferroviarios Especiales, Transfesa Rail, Pool Ibérico Ferroviario, Hispanauto Empresas Agrupadas , Sociedad de Estudios y Explotación de Material Auxiliar de Transportes, Deutsche Bahn Ibérica Holding, DB Mobility Logistics AG, y DB Schenker Rail Deutschland AG).

Por otra parte, la CNMC ha acreditado una infracción única y continuada del artículo 2 de la Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia y del artículo 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea e impone una sanción de 15,13 millones de euros de la que ambas responderán solidariamente.

Renfe presentará recurso contra la sanción

Tras conocer la multa impuesta por la CNMC, Renfe ha emitido un comunicado en el que señala que presentará un recurso contra la sanción de 64,9 millones de euros. La compañía pública considera que esta sanción es “desproporcionada” para una empresa que factura 215 millones de euros, además de “injusta e inútil”, en tanto que las prácticas denunciadas ya han sido corregidas voluntariamente.

El operador ferroviario señala que “las supuestas prácticas objeto de la sanción se remontan al año 2008 y dieron origen a la apertura de un expediente en marzo de 2014″. Sin embargo, “el nuevo equipo de Renfe ha diseñado una estrategia de gestión en la sociedad Renfe Mercancías a implantar en el período 2017-2019, para seguir operando en un mercado liberalizado”, indica en el documento.