Cómo aprovechar la profesionalización de la logística

por José Manuel Rojas
José Manuel Rojas

Director de Desarrollo de Negocio en Danosa

La revolución del e-commerce ha cambiado por completo nuestra forma de comprar y, en consecuencia, demanda una estructura logística con unas exigencias distintas en las naves industriales que se encargan de la producción y la distribución.

A diferencia de lo que ocurría hace apenas una década, la entrada de los fondos de inversión en un sector cada vez más profesionalizado como el de la logística –que cerró 2018 con una contratación de casi dos millones de metros cuadrados, según datos de CBRE– demanda soluciones rigurosas y de mayor calidad que aporten valor añadido al inmueble y contribuyan a obtener el máximo beneficio.

Además, esta profesionalización ha dado lugar a nuevas exigencias administrativas y contractuales e incluso al surgimiento de nuevos actores como el project manager, una figura técnica y rigurosa contratada por el fondo propietario que supervisa que el proyecto cumpla con todos los requerimientos en términos de tiempo, costes y calidad.

OPORTUNIDAD DE DISEÑAR SOLUCIONES A MEDIDA

Al compás de estas tendencias, los actores del sector en su sentido más amplio están llamados a compartir experiencias que contribuyan a enriquecer todas estas superficies con soluciones constructivas a la medida de estos centros logísticos. Ya ha sido el caso de Inmologística 2019, que reunió a los actores más importantes del sector, o de la reciente jornada de edificación industrial organizada por Danosa en su sede de Guadalajara.

Precisamente, estas nuevas exigencias técnicas están en línea con esa filosofía contemporánea que prima la calidad frente a la cantidad, y apuesta por soluciones eficientes, respaldadas por documentos técnicos como las Declaraciones Ambientales de Producto (DAP). Por ejemplo, es el caso de las láminas sintéticas de PVC que dominan el mercado de la impermeabilización de cubiertas planas tipo deck en Europa o de las láminas asfálticas, empleadas para la impermeabilización de centros comerciales.

Y es que estos documentos, además de ser una garantía de que estos productos respetan el medio ambiente y proporcionan ahorro energético, puntúan positivamente a los inmuebles a la hora de obtener certificaciones como como Verde, Leed y Breeam, con la revalorización que ello supone para el activo.

En definitiva, para garantizar el valor de estos activos en el tiempo es fundamental su protección con soluciones innovadoras y sistemas de calidad, así como con una asistencia técnica que controle la ejecución del proyecto con un equipo cualificado y a la altura de los nuevos requisitos que demandan las edificaciones industriales y malls comerciales.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies