NoticiasCarretera

CETM alerta de las dificultades operativas que plantea el Brexit para los transportistas

El Vigía

11 octubre, 2017

La patronal muestra su preocupación por las relaciones comerciales y de transporte con Gibraltar

CETM participó la semana pasada en la reunión de la comisión de UE de la patronal CEOE, que organizó una jornada conjunta con la comisión mixta para la UE del Congreso y el Senado, en el Congreso de los Diputados, para mostrar la preocupación del transporte de mercancías por carretera ante el Brexit.

La patronal del sector trasladó los posibles efectos que puede representar para las empresas transportistas, “fundamentalmente de carácter administrativo y de control sobre los vehículos, las mercancías y las personas, que indudablemente podrían suponer un mayor grado de dificultades operativas y un incremento de los costes para la actividad”. En concreto, desde CETM, advierten de que la solución final del Brexit “deja abiertos dos flancos en lo que al transporte se refiere”. “Por un lado tenemos los servicios con origen y destino a las islas británicas y por otro las relaciones comerciales y de transporte con Gibraltar”, concreta la asociación. Comisión UE de CEOE 4 10 17-00

Respecto a los tráficos a las islas, desde la patronal explican que “el sector ya ha tenido importantes problemas antes de hacerse oficial el Brexit con los polizones a bordo de los vehículos de transporte, el control en aduana y las repercusiones sobre las empresas de transporte por sanciones y por problemas con las mercancías presuntamente contaminadas”. En este sentido, consideran que “se podrían extremar aún más los requisitos de los trámites aduaneros y del control de los vehículos y mercancías, así como el problema que puede suscitar en un futuro la nacionalidad de los conductores contratados”.

Por otra parte, a CETM le preocupa “cuáles serán los requisitos sobre las autorizaciones de transporte a utilizar en las relaciones futuras con el Reino Unido (bilaterales, CEMT, carnet TIR, etc.)”. Igualmente, advierten de que “se quedaría en el aire la regulación del cabotaje así como los requisitos sobre trabajadores desplazados”. Señalan, en este sentido, que podría verse afectada la legislación sobre pesos y dimensiones.

Desde la asociación explican que los tráficos de transporte combinado (el barco y el túnel) “son esenciales e imprescindibles para la comunicación del Reino Unido con el exterior y no creo que estén por la labor de complicar en exceso la operativa ya que los primeros perjudicados serían los británicos”.

Otro aspecto que preocupa a los transportistas es la situación con Gibraltar. “El problema -señalan- se podría agudizar con todos los tráficos diarios de recogida y reparto de mercancías en el régimen de servicios de paquetería y carga fraccionada. Si se extreman las condiciones de los controles en aduana el transporte podría sufrir en extremo las consecuencias”.

Por último, desde CETM se insistió en la necesidad de “configurar una relación futura que apoye la actual conexión económica, dañando lo menos posible a las empresas, pero diferenciando muy bien el estatuto de Estado miembro del de país tercero, con vistas a evitar cualquier efecto llamada en otros países de la UE”.