NoticiasCarretera

CETM acusa a los cargadores de “presionar a los poderes públicos” por las 44 toneladas

El Vigía

25 julio, 2018

Tras el apoyo de la Oficina Española de Cambio Climático

La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha lamentado lo que considera “una maniobra más” de los cargadores por aumentar la masa máxima autorizada en el transporte de mercancías por carretera, tras el apoyo obtenido por la Oficina Española de Cambio Climático (OECC) a las 44 toneladas. El grupo para el Impulso a la Competitividad del Transporte, formado por 27 grandes organizaciones empresariales, entre las que se encuentran las principales asociaciones de cargadores, había recibido el apoyo de la OECC en su intento de aumentar hasta las 44 toneladas la masa máxima autorizada (MMA) para el transporte de mercancías por carretera, actualmente limitada a 40 toneladas, amparándose en la reducción de emisiones que supondría la ampliación, sin necesidad de inversiones y otros costes asociados para el transporte.

“Lamentablemente, en nuestra opinión, las buenas intenciones de la OECC chocan frontalmente con la realidad, a la hora de implantar las 44 toneladas”, afirma CETM en un comunicado en el que recuerda que hace dos años que las organizaciones integradas en el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) negocian con las principales asociaciones de cargadores (Aecoc, Aeutransmer y Transprime) la búsqueda de “un acuerdo que mejore las condiciones de trabajo de nuestros conductores y atienda nuestras demandas”, entre otras, la eliminación de los tiempos de espera en la carga y descarga; la revisión del precio del transporte en función del coste del combustible; la reducción de los plazos de pago y la desaparición de los tenders o subastas a la baja. “Por toda respuesta a unas medidas que creíamos encaminadas a implementar mejoras para el conjunto del sector, solo hemos obtenido una negativa frontal que demuestra que su único objetivo era ampliar la capacidad de carga de los vehículos para incrementar la rentabilidad de sus negocios, sin contrapartida alguna para el sector del transporte”, asevera la patronal del transporte.

En consecuencia, la CETM entiende que esta es una “maniobra más” de la industria y los cargadores, quienes pretenden “presionar a los poderes públicos para conseguir una ampliación de la capacidad de transporte, que rechazamos rotundamente”.