NoticiasCarretera

CCOO y UGT rechazan el proyecto de normativa europea del transporte por carretera

El Vigía

13 junio, 2018

Los sindicatos instan a los eurodiputados españoles a votar en contra

CCOO y UGT han rechazado por “los riesgos para la salud y seguridad de conductores y usuarios” la propuesta de normativa europea de transporte por carretera, que regulará las condiciones de trabajo en el sector en toda la UE. Los sindicatos se han dirigido a los eurodiputados españoles para que mañana en la Eurocámara voten en contra de las enmiendas propuestas al proyecto de normativa. “Desde CCOO, junto al resto de sindicatos europeos, valoramos la recientemente adoptada modificación de la directiva de desplazamiento de trabajadores que garantiza igual salario para las personas que realicen el mismo trabajo en el mismo lugar, lo que había sido una reivindicación sindical desde hace años. Sin embargo, debido muy especialmente a la presión que en su día ejerció el gobierno español de Mariano Rajoy, el transporte por carretera ha quedado excluido del ámbito de la directiva, incluyéndose finalmente en el Paquete de Movilidad de la UE, cuyo informe final se votará mañana en el Parlamento Europeo”, afirma la central sindical en un comunicado.

La normativa sobre el transporte por carretera regula cuestiones tan fundamentales como los tiempos de conducción y descanso, el desplazamiento de trabajadores, el tacógrafo digital, el cabotaje y el acceso a la profesión. Para CCOO, es “especialmente alarmante” la posición de la Comisión de Transporte del Parlamento Europeo que el pasado 4 de junio, en contra de la opinión de la Comisión de Empleo, votó a favor de una serie de enmiendas “que implican un grave perjuicio para los trabajadores del sector, tanto en lo relativo a jornada y salario como a la salud y seguridad, tanto de los trabajadores como de los usuarios y usuarias”.

LA organización sindical confía en que las firmas presentadas por 77 eurodiputados active el procedimiento de contestación de mandato, lo que obligaría a una votación con posibilidades reales de salir adelante, para que el texto no llegue a debatirse en el nivel interinstitucional (Parlamento, Consejo, Comisión) permitiendo así la posterior modificación por la Eurocámara.

Las consecuencias directas de esta decisión afectarán a tres millones de conductores en Europa e indirectamente a muchos más millones de usuarios y usuarias, advierte Comisiones Obreras, que lamenta la postura del anterior gobierno de España en este asunto y confía en que el nuevo ejecutivo, comenzando por la posición que adopten sus eurodiputados en la votación, sea coherente con su compromiso con los trabajadores y la política social”.