NoticiasMarítimo

Cada crucerista que escala en el puerto de Barcelona aporta 518 euros a la economía catalana

El Vigía

23 enero, 2018

Un informe de CLIA evidencia la contribución económica de la industria de cruceros

La Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA) ha presentado este martes el ‘Estudio del Impacto Económico de la Actividad Crucerista en Barcelona’ para mostrar el creciente beneficio que representan las cruceros para el conjunto de la sociedad catalana. Según los datos del informe, por cada crucerista que visitó Barcelona en 2016 se generó una facturación total de 518 euros en Catalunya, un 20% más que en 2014

“La aportación por crucerista crece de manera muy importante, lo que significa una mayor contribución económica para la economía catalana, aunque se mantengan los mismos volúmenes de tráfico”, ha destacado el director de CLIA España, Alfredo Serrano.
El estudio, que ha contado con el apoyo del puerto de Barcelona, actualiza el estudio que se hizo en 2014 y permite analizar la evolución de la actividad crucerista en términos económicos.

Entre las conclusiones del documento, desde CLIA destacan “el salto cualitativo” entre los datos de 2014 y 2016, con un crecimiento del 28% de la actividad como puerto base. El balance en este periodo es que el peso de los cruceristas en tránsito ha disminuido y ha aumentado el número de cruceristas de embarque y desembarque, que son los que generan mayor impacto sobre la economía. Enn conjunto, las cifras totales de cruceristas apenas han sufrido variación en los últimos cinco años 2011-16; con un crecimiento anual de menos del 1%.

El análisis de estos datos confirma que los cruceristas generan más impacto económico que el turista vacacional medio. Así, a pesar de representar sólo el 8% del total de turistas vacacionales, los cruceristas concentran el 20% del gasto total realizado por éstos y el 24% de las pernoctaciones vacacionales en hoteles, siendo en establecimientos de 3,9 estrellas de promedio.

Desde CLIA aseguran que la actividad crucerista “beneficia a todos los sectores económicos” y sostienen que la contribución económica del sector “va más allá del gasto de las navieras, de la tripulación o los propios turistas”. Según sus datos, casi el 40% de los puestos de trabajo generados y el 55% de la facturación total derivada de la actividad de cruceros se concentran en sectores no vinculados con la actividad turística, tanto sectores de servicios como industriales.

Además, el informe muestra que el beneficio se extiende por todo el territorio, aunque el 73% del beneficio permanece en la ciudad condal. En Barcelona, todos los distritos se benefician, especialmente Ciutat Vella y el Eixample, donde los puestos de trabajos generados por la actividad de cruceros equivaldrían al 19% y 14% respectivamente del paro registrado en estas zonas.

En este sentido, el documento señala que el sector de los cruceros “es un gran generador de empleo estable”. “Sin los 6.809 puestos de trabajo generados en 2016 por la actividad de cruceros en la ciudad de Barcelona, la tasa de paro habría pasado del 11,5% al 12,5%; un 1% más”, explican desde CLIA.

Por otra parte, la asociación evidencia la importancia de los cruceros en el desarrollo del turismo norteamericano en Barcelona. Se trata del turista que más gasto realiza entre las principales nacionalidades que visitan la ciudad. El norteamericano supone el 18% del total de los cruceristas, cuando sólo representa el 8% del total de turistas vacacionales en Barcelona.

Desde CLIA insisten en la necesidad de mostrar al conjunto de la sociedad la aportación de los cruceros hace a la ciudad de Barcelona, al considerar que esta industria es “una gran desconocida por los ciudadanos”. “Es por este motivo que CLIA España ha impulsado EscalaBCN, una nueva plataforma de comunicación digital que nace para dar visibilidad a la aportación que hace el sector en la ciudad y para dar a conocer actividades y propuestas vinculadas al crucerismo”, explica la asociación.