Bruselas desmonta un cártel en el transporte marítimo de vehículos con una multa de 395 millones a cuatro navieras

por El Vigía

La Comisión Europea ha anunciado este miércoles la imposición de una multa de 395 millones de euros a cuatro navieras por su participación en un cártel en el mercado del transporte marítimo de vehículos.

Según la información ofrecida por Bruselas, las navieras CSAV, K Line, MOL, NYK y WWL-EUKOR participaron durante casi seis años, desde octubre de 2006 hasta septiembre de 2012, conformaron una alianza para alterar el mercado en el transporte marítimo de automóviles nuevos, camiones y otros vehículos grandes, como cosechadoras y tractores, en varias rutas entre Europa y otros continentes.

La multa, sin embargo, no se ha ejecutado sobre la naviera japonesa MOL, que reveló la existencia de este cártel y solicitó inmunidad a la Comisión, evitando así una multa de 203 millones de euros. La sanción más elevada recae sobre WWL- EUKOR, que tendrá que pagar 207,3 millones de euros; NYK deberá abonar 141,8 millones de euros; K Line, 39,1 millones; mientras que CSAV limita la multa a siete millones de euros al considerar que mantuvo una menor participación en el cártel. En este sentido, desde Bruselas señalan que las cuatro navieras se beneficiaron de reducciones en las sanciones por colaborar con el departamento que dirige Margrethe Vestager.

La investigación de la Comisión reveló que, para coordinar este comportamiento anticompetitivo, los gerentes de ventas de las cinco navieras se reunían en oficinas, en bares, restaurantes u otras reuniones sociales y mantenían contacto por teléfono regularmente. En concreto, la Comisión asegura que «coordinaron los precios, asignaron clientes e intercambiaron información sensible desde el punto de vista comercial sobre elementos del precio, como cargos y recargos añadidos a los precios para compensar las fluctuaciones de los precios de la moneda o del petróleo».

En este sentido, señala que «las navieras acordaron mantener el status quo en el mercado y respetar el negocio tradicional de cada una en ciertas rutas o con ciertos clientes, cotizando precios artificialmente altos o no cotizando en absoluto en las ofertas emitidas por los fabricantes de vehículos».

El cártel afectó tanto a los importadores europeos de automóviles como a los clientes finales, ya que los vehículos importados se vendieron en el Espacio Económico Europeo (EEE) y los fabricantes de vehículos europeos, ya que sus vehículos se exportaron fuera del EEE. En 2016, se importaron unos 3,4 millones de vehículos de motor de países no pertenecientes a la UE, mientras que la UE exportó más de 6,3 millones de vehículos a países no pertenecientes a la UE en 2016. «Casi la mitad de estos vehículos fueron transportados por los transportistas que han sido multados», asegura la Comisión.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies