NoticiasCarretera

Bruselas abre el plazo para presentar reclamaciones contra el cártel de camiones

El Vigía

7 abril, 2017

Los transportistas ya pueden reclamar a través de la plataforma de afectados creada al efecto

La empresa de transporte internacional Marcotran ha aumentado su flota al adquirir diez camiones Mercedes-Benz Actros 1845, apostando así por el medio ambiente con vehículos que cuentan con la homologación Euro 6.

La UE ha abierto el plazo de presentación de reclamaciones contra los fabricantes de camiones por pactar precios /Archivo

El Diario Oficial de la UE publicó el jueves 6 de abril la decisión íntegra de la Comisión Europea relativa al procedimiento sancionador impuesto el pasado mes de julio contra los principales fabricantes europeos de vehículos industriales (Daf, Daimler-Mercedes, Iveco, Man y Renault-Volvo), por fijación en los precios de venta de dichos vehículos así como por retrasar deliberadamente la introducción de nuevas tecnologías para reducir las emisiones, lo que conllevó una multa récord de cerca de 3.000 millones de euros.

En consecuencia, y según informa Fenadismer, a partir de ahora se abre el plazo para que los transportistas afectados puedan interponer las correspondientes reclamaciones contra dichos fabricantes por los perjuicios ocasionados. A fin de facilitar el trámite, se constituyó la Plataforma de Afectados por el Cártel de Camiones, a la cual puede adherirse cualquier empresario autónomo o sociedad que hubiera adquirido entre los años 1997 y 2011 algún vehículo nuevo de transporte de mercancías de masa máxima superior a seis toneladas de cualesquiera de las marcas antes citadas. En el caso de Scania, al no haber admitido su participación en los hechos denunciados, pese a formar parte del cártel, está pendiente de que la Comisión Europea dicte una resolución específica, lo que conllevará incluso una sanción económica de mayor cuantía de reconocerse su participación en el acuerdo de precios.

Se estima que el número de adquisiciones de vehículos afectados por dichas prácticas restrictivas de la competencia se sitúa en unos 10 millones en toda la UE, de los que unos 200.000 corresponden a camiones adquiridos en España.