Bergé promueve la figura del Exportador Autorizado para simplificar trámites y abaratar costes

por El Vigía

El operador logístico Bergé está promoviendo entre los exportadores el uso de la figura legal del Exportador Autorizado para simplificar los trámites en las aduanas y abaratar los costes relacionados con el pago de aranceles.

Desde Bergé explican que estas autorizaciones permiten a los exportadores certificar el origen comunitario de sus mercancías en la propia factura comercial para beneficiarse de las reducciones arancelarias en los países de destino que gocen de un acuerdo preferencial con la Unión Europea, sustituyendo al EUR1 original y reduciendo costes y tiempos en el proceso aduanero, tanto en origen como en destino.

El operador indica que la mayoría de acuerdos entre países reconoce esta figura en sus protocolos para permitir a las compañías que venden al exterior una mayor flexibilidad y seguridad en sus intercambios comerciales con terceros.

Bergé recuerda que durante la pandemia, y con el fin de agilizar los trámites, el departamento de Aduanas e Impuestos Especiales publicó la nota informativa NI GA 10/2020 por la que se permitía a los operadores solicitar el certificado EUR 1 de forma telemática, eliminando así los certificados originales y dando la posibilidad de presentarlos a posteriori en el país de destino.

Sin embargo, la empresa advierte de que algunos países están rechazando las solicitudes de firma electrónica de ciertos EUR1 en destino y obligando a los importadores a avalar la deuda arancelaria hasta la obtención del EUR1 original en papel a posteriori.

Por este motivo, Bergé anima a acogerse a la figura del Exportador Autorizado, “siempre y cuando se tenga un histórico de exportaciones frecuentes a países con los que la UE tenga acuerdos preferenciales que contemplen esta figura”, detalla el operador.

Por otra parte, desde Bergé recuerdan que la UE ha puesto a disposición de los exportadores un canal de denuncias donde dejar constancia de aquellos países que continúan, de manera errónea, exigiendo físicamente los EUR1 a los Exportadores Autorizados.

Igualmente, en esta situación excepcional, y ante la práctica habitual de incluir en las cartas de crédito cláusulas relativas a los certificados EUR1, recomienda sustituir la inclusión de los EUR1 en las cartas de crédito por Certificados de Origen no preferenciales emitidos por las Cámaras de Comercio, dado que, al ser documentos comerciales y no aduaneros, tienen mayor flexibilidad en cuanto a contenido y forma.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies