NoticiasMarítimo

Barcelona se suma a seis puertos para lanzar el Programa Mundial de Acción Climática

El Vigía

14 septiembre, 2018

Colaborarán en distintas acciones para abordar el calentamiento global

El puerto de Barcelona trabajará conjuntamente con los de Hamburgo, Amberes, Los Ángeles, Long Beach, Vancouver y Rotterdam en el nuevo Programa Mundial de Acción Climática de Puertos, cuyo objetivo pasa por cumplir con el Acuerdo de París y colaborar en acciones que produzcan resultados cuantificables para abordar el calentamiento global.

Según explica el presidente del puerto de Rotterdam, Allard Castelein, el Acuerdo de París se fija como objetivo limitar el calentamiento global muy por debajo de los 2ºC. En este sentido, se refiere a la importancia de reducir las emisiones generadas por el transporte marítimo. “Como centros críticos en la red global de transporte marítimo que son, los puertos pueden hacer una contribución significativa. Me complace ver que las autoridades portuarias internacionales han asumido un papel de liderazgo en este sentido, comprometiéndose con proyectos de colaboración que pueden avanzar todavía más en la descarbonización del sector del transporte marítimo”, señala Castelein.

Entre las acciones específicas de este programa destacan aumentar la eficiencia de las cadenas de suministro utilizando herramientas digitales; avanzar en enfoques comunes y ambiciosos (públicos) de políticas dirigidas a reducir las emisiones dentro de áreas geográficas más amplias, y acelerar el desarrollo de soluciones de energía renovable en puertos. Asimismo, también pretende acelerar el desarrollo de combustibles sostenibles comercialmente viables con bajo contenido de carbono para el transporte marítimo, así como la infraestructura necesaria para la electrificación de los sistemas de propulsión de buques y, por último, acelerar los esfuerzos para descarbonizar completamente las instalaciones de manipulación de carga en los puertos.

Para aumentar el impacto del programa, las autoridades portuarias solicitan tanto a los gobiernos como reguladores que adopten políticas mundiales, o por lo menos internacionales, para la fijación de precios del CO2 y proporcionen apoyo financiero a los proyectos pilotos y de I + D.