Baleares reclama la suspensión de las reservas de crucero en Palma a partir de 2022

por El Vigía

El Govern de les Illes Balears ha solicitado este martes a la autoridad portuaria que no confirme ninguna reserva de cruceros a partir de 2022 en Palma de Mallorca, según han anunciado en rueda de prensa los consejeros Iago Negueruela y Miquel Mir, responsables de los departamentos de Turismo y Medio Ambiente, respectivamente.

La petición a la Autoridad Portuaria de Baleares es que “no confirme ninguna reserva de atraque para ningún crucero a partir del 1 de enero de 2022” y se circunscribe únicamente al puerto de Palma con el objetivo de “disponer de un marco de tiempo suficiente para continuar con las negociaciones” con el sector, en busca de un acuerdo que permita regular y limitar la actividad, “logrando un escalonamiento efectivo y real en las escalas en Palma”.

Negueruela ha señalado que desde que inició la legislatura, en julio del año pasado, se están manteniendo encuentros “al más alto nivel” y de manera coordinada con el Ayuntamiento de Palma y la autoridad portuaria con la asociación CLIA, representante internacional de líneas de cruceros. “Así está recogido en los Acords de Bellver y cumpliremos con lo acordado”, ha señalado.

El consejero de Turismo se ha mostrado seguro de “alcanzar un acuerdo con las navieras” y ha recordado que se trata de una medida orientada a “proteger a nuestro principal sector y lograr un turismo más sostenible”.

Por su parte, Mir ha añadido que “en un contexto de emergencia climática y en un territorio especialmente vulnerable como son las Illes Balears, el Govern ha tomado varias medidas ambientales de manera transversal y una de ellas es la de solicitar a la Autoridad Portuaria de Balears esta moratoria, convirtiéndonos en la primera comunidad autónoma que lo reclama”.

Los cruceros no son la prioridad de la autoridad portuaria

La demanda del Govern balear coincide con las declaraciones efectuadas este martes por el presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares, Joan Gual de Torrella, en las que descartaba que el tráfico de cruceros fuese una prioridad en el nuevo plan estratégico de la entidad. Además, ha avanzado que este documento persigue la sostenibilidad del tráfico de cruceros en los puertos que gestiona, pero ha descartado que persiga su crecimiento.

El presidente reconoce, de hecho, que en el puerto de Palma aparecen “señales de alarma” por la concentración de turistas de cruceros en el centro de la ciudad, que han conducido a mantener contactos con las navieras de cruceros para buscar unas medidas para redimensionar este mercado a un turismo más sostenible. “Por lo tanto, el mercado crece, pero no crece el puerto de Palma, porque el puerto de Palma se adaptará a lo que decidan las administraciones con las navieras”, ha señalado Gual de Torrella.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies