Aunar esfuerzos para ser más competitivos

por Julio Carrasco
Julio Carrasco

Presidente de Asecob

La crisis del coronavirus, la primera realmente a nivel mundial desde hace muchas décadas, nos ha cogido a todos absolutamente desprevenidos. Y lo que es peor, a día de hoy aún no sabemos cuál será su alcance real, ni si habrá rebrotes o siquiera una fecha estimada para encontrar una vacuna o un tratamiento efectivo.

Y en esta incertidumbre nos encontramos nosotros, como muchos otros sectores, pero con la diferencia de que nos va a afectar más a medio o largo plazo, según todos los indicadores tanto de puertos como de navieras.

Considerando que los puertos han continuado trabajando con casi normalidad, los indicadores son muy preocupantes por lo que suponen de importantísima caída en el consumo mundial en el que se cimenta el transporte marítimo. La crisis económica dependerá en parte de lo que finalmente suponga en grandes economías como la norteamericana o rusa, pero también en países manufactureros del sudeste asiático o Sudamérica. Ya no se trata solo de que nuestras exportaciones, que tanto nos ayudaron en la anterior crisis económica, sean competitivas, sino que los países receptores puedan comprar, como nos ocurre ya a nosotros, con bienes de consumo importados. Y a qué precio.

El papel del consignatario es vital para tratar de asegurar tráficos y captar otros nuevos. No podemos desperdiciar ninguna oportunidad de negocio y tendremos que reinventar tráficos ante la carencia de pasajeros, carga de proyectos o automoción, por mencionar algunos. También debemos tener especial cuidado con el transbordo: las escalas de buques oceánicos debemos verlas como facilitadoras de conexiones directas y fiables que apoyan y abaratan sensiblemente nuestras importaciones y exportaciones, no solo mercancías que no salen del puerto.

“El papel del consignatario es vital para tratar de asegurar tráficos y captar otros nuevos. No podemos desperdiciar ninguna oportunidad de negocio y tendremos que reinventar tráficos ante la carencia de pasajeros, carga de proyectos o automoción, por mencionar algunos”

Es posible que, con el tiempo, parte del tejido industrial desplazado a Asia retorne a los países más desarrollados, a lo que se suma la preocupación medioambiental, pero vemos más probable un incremento del nearsourcing a países cercanos del Magreb, Este de Europa o Turquía, incrementándose el transporte marítimo de corta distancia, aunque no será en el corto plazo por lo que supone en costes e incluso cambio de mentalidad. Incluso cuando hablamos de China, olvidamos a veces que el mayor tráfico del mundo se da en las rutas intra-asiáticas, gran parte por componentes para su ensamblado final e incluso esa operativa podría desplazarse en parte.

Hay una frase clásica que define muy bien la actitud del consignatario: navigare necesse est, vivere non est necesse, navegar es necesario, vivir no es necesario. Sin llegar a esos extremos de las antiguas tripulaciones que arriesgaban sus vidas, nosotros ponemos nuestro grano de arena: mentalidad abierta, profesionales de gran valía, apoyo incondicional a las nuevas tecnologías, reputación y, sobre todo, pasión por nuestra profesión.

Solo pedimos que tanto las autoridades como el resto del colectivo logístico-portuario aunemos esfuerzos para lograr ser más competitivos que nunca, que se cree una mesa donde nos sentemos todos dando por sentado que todos tendremos que ceder en algo. No vemos otra manera. Y es urgente.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies