Astic cifra en un 30% la caída del tráfico de mercancías

por El Vigía

La Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic) estima que el tráfico de mercancías por carretera ya ha descendido un 30% con respecto a la actividad habitual, como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

La organización que preside Marcos Basante explica que el sector experimentó un incremento en la demanda en la semana previa al establecimiento del estado de alarma, pero asegura que desde entonces “las estimaciones sobre el ritmo de caída no han dejado de revisarse ya que el fenómeno acelera sin cesar”. Una situación que, según la organización, “pondrá en serio peligro de continuidad una gran parte del empleo que, por el momento, mantienen sus empresas”.

A esta caída en la actividad, Astic añade los problemas que están sufriendo los transportistas por las retenciones en fronteras entre Estados miembros de la Unión Europea, “con colas de decenas de kilómetros”. “Las rutas de aprovisionamiento y distribución de bienes no pueden sostenerse eficientes con este tipo de barreras, así como otras que son de carácter meramente normativo y de oportunidad, como por ejemplo la imposibilidad de realizar las obligatorias inspecciones de los vehículos en las ITV’s sin las cuales no pueden nuestros camiones circular por Europa, o el cierre de las estaciones de lavado de camiones cisterna dedicados a productos alimentarios”, sostiene la asociación.

El director general de Astic, Ramón Valdivia, demanda que los conductores “deben ser prioritariamente protegidos además, desde luego, de atendidos en las rutas que diariamente recorren por España y el resto de Europa”. “No podemos admitir que no dispongan de alimentación y servicios en rutas y no nos podemos permitir como sociedad que caigan infectados, además debemos evitar que su movilidad sea un vector de difusión del virus. Es urgente que se les dote de las medidas de protección activa y pasiva necesarias. Solo así estaremos en condiciones de seguir asegurando el abastecimiento como hasta ahora”, sostiene Valdivia.

Más protección para los trabajadores y las empresas

La patronal del transporte internacional por carretera solicita al Gobierno una segunda línea de protección, además de la de sus conductores: “salvaguardar que la operatividad del transporte por carretera pueda volver de forma súbita a estar disponible en el mismo día del final de esta crisis, sea cuando sea”.

La organización considera, en este sentido, estratégico “mantener con vida el tejido empresarial del transporte por carretera y los empleos que representa, de lo contrario, no habrá posibilidad de conectar eficazmente la demanda con la producción cuando la crisis quede atrás”.

La propuesta de Astic es que se faciliten a las empresas del sector reducciones parciales o totales de las cotizaciones a la Seguridad Social, flexibilizaciones en liquidaciones de impuestos o líneas de financiación “para evitar la generalización de medidas de regulación de empleo, más onerosos, y, sobre todo, mucho más lentos o estrangulamientos de liquidez que pongan en riesgo la continuidad de las empresas y, por tanto, de los empleos que sostienen”.

“En nuestra opinión, es mucho más eficiente ayudar ahora a que no cierren estas empresas, para que estén listas el primer día cuando vuelva la actividad, que no ayudar a paliar los efectos de su caída”, insisten desde la asociación. “Los conductores y los camiones han de estar ahí, listos para rendir dentro de sus respectivas empresas cuando el primer atisbo de recuperación aparezca”, explica Astic.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies