Astic alerta de un “estrangulamiento económico sin precedentes”

por El Vigía

Las empresas de transporte internacional por carretera han reducido hasta un 50% sus servicios mientras la media de kilómetros que recorren en vacío se ha disparado un 30% durante el estado de alarma. Son las principales conclusiones de una encuesta que ha realizado Astic entre sus afiliados y en la que constata que el impacto de esta crisis sanitaria ha provocado un “estrangulamiento económico sin precedentes” a las empresas del sector.

“Hay que recordar que un camión sin carga no está exento de pagar peajes y, además, sigue consumiendo combustible, junto a otros gastos improductivos que impactan directamente en las cuentas de resultados de las empresas”, explica el director general de Astic, Ramón Valdivia.

“Nuestras autoridades no deben permanecer en el callejón sin salida del ‘esperar y ver’ en un sector cuya actividad es esencial para las exportaciones industriales, agropecuarias, químicas, textiles, etc”, sostiene Valdivia. “Como esta situación se dilate más tiempo sin medidas económicas sólidas de ayuda a nuestro tejido empresarial, cuando llegue la fase 3, esa llamada ‘nueva normalidad’, puede que no tenga nada de halagüeña y no habrá forma de que funcione eficazmente la conexión entre la ‘nueva demanda’ y los centros de producción”, asegura.

Los resultados de la encuesta confirman esta situación de alarma empresarial. Un 40% de las empresas ya han tenido que recurrir al ERTE para hacer frente a la gestión de sus plantillas, mientras que un 8% que se ha visto obligado a recurrir a despidos entre sus trabajadores. De esta forma, casi un 50% de las grandes empresas de transporte españolas no ha logrado hasta ahora evitar los ajustes laborales durante este periodo.

En materia financiera, un 36% de las empresas solicita de nuevo al Gobierno una financiación específica proporcional al tamaño de las empresas, que suponga, como mínimo, un 15% del volumen total de facturación anual. “Es urgente arbitrar esas líneas financieras si se pretende mantener vivo este tejido empresarial para poder afrontar con mínimas garantías de éxito la prevista recuperación económica del país”, señalan desde la organización.

Las empresas aportan en la encuesta otras medidas de ayuda que consideran prioritarias. Un 80% señala que la más efectiva para su supervivencia sería una reducción significativa de las cotizaciones sociales, ya que supondría una inmediata inyección de liquidez. En este sentido, también un 44% de los encuestados considera que sería conveniente que el Gobierno adelantara las devoluciones por gasóleo profesional y un porcentaje similar demanda la eliminación de los peajes mientras dure el estado de alarma. Para una empresa de este tipo, el coste de peajes figura ya como el tercer coste operativo por importancia tras el personal y el combustible.

Para la etapa de recuperación de la actividad, un 60% declara que mantendrá el mismo equilibrio en el uso de flota propia y flota subcontratada que tenía antes de la crisis, frente a un 28% que afirma que reducirá la subcontratación y un 12%, por el contrario, que declara que planea aumentar el volumen de flota subcontratada.

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies