Adif restablece el tráfico de trenes de mercancías entre Zaragoza y Sagunto

por El Vigía

Adif ha restablecido totalmente desde este pasado fin de semana la circulación ferroviaria en la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto una vez finalizadas las obras de modernización de la infraestructura, iniciadas en julio. Los trabajos se habían planificado para restablecer el tráfico en la línea antes de las fiestas del Pilar, después de que el pasado 16 de septiembre se volviera a la normalidad en el tramo Sagunto-Caudiel.

Así, según informa el administrador de infraestructuras, se han normalizado los horarios de los servicios comerciales de viajeros y restablecido los surcos para los tráficos de mercancías. A partir de ahora, se seguirá trabajando en la infraestructura para garantizar la seguridad de la explotación ferroviaria, “por lo que es necesario implantar limitaciones temporales de velocidad que se suprimirán a medida que finalicen las actuaciones”.

Los horarios de los servicios se adaptarán de forma progresiva a las nuevas condiciones de la infraestructura y de la disponibilidad de surcos, de acuerdo con las empresas ferroviarias, “permitiendo una mejora sucesiva de los tiempos de viaje según avancen las obras”.

ACTUACIONES EN 315 KILÓMETROS

Las actuaciones ejecutadas por Adif en diferentes puntos de los 315 kilómetros que tiene toda la línea, y que seguirán ejecutándose en posteriores fases “ya sin afectación al tráfico o afecciones puntuales”, se enmarcan en el plan de inversiones para el eje estratégico del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, cuya inclusión en el Corredor Mediterráneo  fue aprobada en abril.

El plan director, con un horizonte temporal de ejecución hasta 2022/2023 y una inversión inicial global prevista de 386,6 millones de euros, tiene como objetivo mejorar de forma significativa el estado de la infraestructura actual para permitir seguir potenciando este tramo del corredor, especialmente para el tráfico de mercancías. En este sentido, el plan se orienta a facilitar las conexiones ferroportuarias y con centros logísticos en este eje ferroviario estratégico, de gran importancia al discurrir por territorios que representan el 21% del PIB del Estado.

Una vez completado todo el plan, la línea dispondrá de una mayor capacidad; se incrementará la velocidad máxima de circulación y, en consecuencia, se reducirán de forma sustancial los tiempos de viaje, tanto para viajeros como para mercancías; mejorará la competitividad de los servicios de carga; se podrán incorporar trenes eléctricos; se ofrecerán mejores parámetros de fiabilidad y confort; se reducirá la probabilidad de incidencias; y, finalmente, la línea será plenamente interoperable con los corredores Atlántico y Mediterráneo.

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies