NoticiasFerrocarril

Ábalos: “El reto de Renfe Mercancías es pasar de ser un mero transportista a operador global”

El Vigía

12 julio, 2018

El ministro de Fomento desgrana en el Congreso las claves de la nueva política de su departamento

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se ha referido hoy por primera vez al futuro de Renfe Mercancías, al asegurar en una comparecencia en el Congreso que “el reto fundamental sigue siendo pasar de ser un mero transportista a un operador logístico con presencia internacional“. Sin entrar en concreciones sobre las negociaciones para la búsqueda de un socio global, en línea con el camino emprendido en Portugal, Ábalos considera que “este gran desafío no debe entenderse como un objetivo exclusivo para Renfe, sino que atañe a otros sectores (puertos, tejido industrial, etc.), que además debe redundar en el despegue del tráfico de mercancías por ferrocarril en nuestro país (con unas cuotas anormalmente bajas), con los beneficios añadidos que ello comporta (saturación de carreteras, accidentabilidad, medio ambiente…)”.

Respecto a los puertos españoles, Ábalos ha afirmado que estos “deben seguir trabajando en la mejora de su competitividad y accesibilidad, para favorecer a la economía productiva española y su capacidad exportadora por la vía de la reducción de los costes logísticos, y así reforzar su papel esencial en un sistema general de transportes sostenible e interoperable a nivel europeo”. El titular de Fomento ha precisado que el objetivo va a ser el de alcanzar en los próximos años un crecimiento sostenido del tráfico portuario con tasas anuales superiores al IPC. Sobre la política de rebaja de tasas portuarias, emprendida tímidamente por el anterior Gobierno, ha apuntado que “estudiaremos la posibilidad de seguir introduciendo medidas para reducir las tasas portuarias sin afectar a la financiación de nuevas infraestructuras tanto del lado mar como en lo referente a la conectividad terrestre”. En lo que se refiere a la prestación de servicios en los puertos, fomentaremos la competencia y seguiremos eliminando rigideces en los modelos de pliegos de contratación.

Por otro lado, ha manifestado su voluntad de que el cambio de Gobierno no afecte a los compromisos de inversión y de contratos y, en este sentido, ha afirmado que, de aquí a final de año, “vamos a licitar contratos de obra por importe total de más de 5.000 millones de euros”. También ha criticado a sus antecesores en el ministerio por el” importante desfase entre lo presupuestado y lo ejecutado”, dado que en los últimos dos años se ha ejecutado sólo un 66% de lo previsto. “Eso quiere decir que en los últimos seis años el Gobierno dejó de invertir nada más y nada menos que 12.461 millones de euros, más que el presupuesto de un ejercicio completo”.