NoticiasLogística

Geever implanta en Barcelona un modelo de reparto urbano con patinetes eléctricos

El Vigía

13 marzo, 2018

Usa plazas de parking y trasteros como puntos de distribución

Geever, empresa impulsada por la compañía logística DistriCenter, bajo el paraguas de Grupo Condeminas, ha implantado en Barcelona un innovador modelo de entregas de mercancía a domicilio en patinete eléctrico o carrito, en función del volumen del paquete. Geever convierte plazas de parking y trasteros en pequeños puntos de reparto por barrios, de tal forma que pueden realizar más de un viaje con facilidad, en caso de que fuera necesario. De esta forma logran un índice de entregas satisfactorias de hasta un 98% y con un 70% menos de impacto medioambiental, en una ciudad, Barcelona, que concentra 420.000 movimientos de furgonetas
al día.

Geever aporta una novedosa solución al reto de la última milla, donde las compañías de comercio electrónico tienen más dificultades para gestionar las entregas. La empresa realiza en horario nocturno la distribución de los paquetes que serán entregados al día siguiente entre las 6 de la tarde y las 10 de la noche, horario en que es más probable encontrar a los vecinos en sus casas.

Mientras, los paquetes son almacenados en plazas de aparcamiento o trasteros acondicionados. Todos ellos puntos de entrega de proximidad, por barrios, separados por unos 750 metros entre ellos. Incluso los repartidores son también del barrio, para conocer bien la zona y residir lo más cerca posible en caso de entregas de última hora.

El objetivo de Geever es terminar de consolidarse en Barcelona pasando de los cuatro puntos de reparto que actualmente opera en los aparcamientos gestionados por Bamsa en Paseo de Gràcia, Diputació, Rambla Catalunya y la avenida Josep Tarradellas, además de una serie de trasteros en la izquierda del Eixample, a un total de 40 puntos de reparto con los que se estima podría dar respuesta a unos 350.000 paquetes al mes.

El director general de DistriCenter e impulsor de Geever, Pere Roca, no descarta aumentar el número de puntos de reparto en Barcelona, si fuera necesario. Del mismo modo, también existe la posibilidad de seguir creciendo hacia otras ciudades como, por ejemplo, Madrid.