2019, el año del transporte internacional por carretera

por Ramón Valdivia
Ramón Valdivia

Director general de Astic

A mediados del pasado mes de junio, Astic celebró en Granada la asamblea general número 42 y varios actos anexos a ella. El centro de nuestra atención en esos días al pie de La Alhambra estuvo puesto en resolver la paradoja que supone que, siendo nuestra actividad imprescindible para que la economía funcione, el conjunto de empresas que la hace posible cada día –con sus vehículos, sus empleados y sus instalaciones– no tenga prácticamente voz ni relevancia en el escenario económico, político y empresarial de nuestro país. Como a veces se dice, somos un sector invisible y eso hace que con demasiada frecuencia no se nos tenga en cuenta en los centros de decisión.

Empezando por nosotros mismos, hemos de hacer hincapié en la movilidad de mercancías y de pasajeros que llevan a cabo una pléyade de empresas, cuyos propietarios y directivos tienen derecho a ser reconocidos, prestigiados e impulsados por la opinión y las administraciones públicas, así como protegidos como creadores de empleo fijo y de calidad que son. Esta edición de la asamblea de Astic, inaugurada por el flamante presidente de Cepyme y vicepresidente de CEOE, don Gerardo Cuerva (como ya ocurrió el año pasado con Antonio Garamendi), ha comenzado a dar pasos en esta dirección. Un claro mensaje para nuestros empresarios y para todos los sectores que se vio reforzado por la participación de asociaciones extranjeras (Portugal o Argentina), la calidad y cantidad de patrocinadores y colaboradores, así como el protagonismo del delegado general de IRU en Bruselas, Matthias Maedge.

También merece mención especial la intervención de la secretaria general de Transporte, María José Rallo, que en su discurso de clausura anunció que el ministerio de Fomento pasará a llevar como primer apelativo el de Transporte. Grata noticia para una asociación como Astic, que cuenta con años de solicitudes para que esa palabra, Transporte, esté al mismo nivel ministerial que Energía, Turismo o Agricultura. El nuestro es un sector estratégico. Este primer e importante paso fue anunciado en Granada en 2019. Estaremos pendientes de que pronto se dé el segundo y nuestros empresarios sean considerados miembros de una actividad estratégica para la economía, el bienestar de los ciudadanos y la vertebración social y territorial de España y de la Unión Europea. Lo cierto es que para este sector ha habido pocos años como 2019, con tantas oportunidades para romper la barrera de invisibilidad que dificulta que la opinión pública y los medios generalistas dediquen titulares al transporte por carretera.

“Astic lleva años reclamando que esa palabra, Transporte, esté al mismo nivel ministerial que Energía, Turismo o Agricultura”

Para empezar, este es el año del Brexit, el famoso cataclismo político que impactaría directamente en la línea de flotación del transporte, en particular del de mercancías. Tras tantas décadas sin trámites aduaneros, se augura la posibilidad de que haya que hacer frente a un colapso en la nueva frontera fiscal entre Gran Bretaña y sus hasta ahora socios de la UE.

No se puede esperar nada bueno para ninguna de las dos partes de esta separación, excepto que las consecuencias del embudo aduanero para los camiones serán tan palpables (tanto a nivel personal como sectorial) que nadie va a quedar ajeno a la vital importancia que el transporte por carretera tiene para el normal desarrollo económico y social de nuestros países. Por una vez, se pondrá de relieve el impacto que supondría que la agilidad, puntualidad, versatilidad y flexibilidad que las empresas de este sector conjugan cada día dejase de existir, empantanada en una aduana. Por si esto fuese poco, y tras más de un lustro de espera, por fin hemos conocido el texto del ROTT que regirá nuestros destinos de ahora en adelante, con sus nuevas figuras de gestor de transporte, la eliminación del requisito de flota mínima para empezar a operar, y las dolorosas nuevas formas de que te retiren la autorización por pérdida de la honorabilidad.

Este 2019 ha sido también el año del paquete de movilidad lanzado por la comisaria Violeta Bulc para “mejorar” nuestro sector… sin valorar bien, en mi opinión, lo complejo del asunto. Tres años de deliberaciones que han culminado, rozando el término de la legislatura quinquenal, con una votación digna de estajanovistas en el Parlamento Europeo que ha dejado las espadas en alto. Eso sí, serán ya con nuevos parlamentarios y nueva Comisión, y muchos nuevos personajes en el Consejo.

Tengo que señalar que en la Asociación del Transporte Internacional por Carretera estos asuntos nos han ocupado mucho en los últimos dos años, hasta el punto que creo que hemos logrado que la catarata de malas noticias que el desarrollo del paquete de movilidad y la directiva de desplazamiento de trabajadores ha lanzado sobre nuestras empresas se vaya a quedar en un remansado río que, aún con algo de corriente en contra, podremos navegar sin mayores problemas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies